MANGAKA: el juego de cartas de la Super Juegos

No es la primera vez que se comenta algo de la desaparecida SuperJuegos por aquí y es que pese a ser una revista muy superior a Hobby Consolas durante la segunda mitad de los 90 (a la que yo le tengo cierto cariño a pesar de las burradas que decían) también es cierto que en sus páginas por una razón o por otra aparecieron auténticas bizarradas que no es que hayan envejecido mal, es que ya eran sonrojantes incluso en el momento de su aparición. Pero si hay un experimento que brilló con luz propia ese fue sin duda el de la hoy recordada Japanmania.

Tras el boom del manga a inicios y mediados de los 90, surge como suplemento independiente tras la sección Manga Zone que ya venía escribiendo Nemesis desde creo recordar el número 30 y que en palabras del propio The Punisher era el medio con el que Nemesis y The Elf podían hablar de muchos juegos raros japoneses que nunca llegarían a nuestras fronteras.

Aparecería primero como pequeño fascículo a tamaño cuartilla (Super Manga) en donde encontramos las inconclusas aventuras del inefable a la par que deliciosamente cutre Makako (por Raito Gobún!) y del que les escaneo una de las páginas al final del párrafo para que contemplen en todo su esplendor una de las muestras más horrendas de lo que entonces se dio en llamar “manga español”. Tras una serie de números de este Super Manga, pasaría a aparecer como la Japanmanía que hoy “todos” recuerdan, a tamaño folio, en color y maquetación ya en condiciones en consonancia al propio modelo de la revista.

makako.jpg

Y si por algo es recordado hoy en día este ad-on de la Superjuegos es por las conocidas sexy nippon girls, lozanas jovencitas ligeras de ropa que, aunque es justo reconocer que alguna se salvaba, la realidad como todo el mundo sabe, es que eran más bien mediocres, con alguna normalita. Un guantazo de la cruel realidad tras imaginarnos que las japonesas eran como las que salían en Urotsukidoji. Hoy ya sabemos de su procedencia, una especie de revista de contactos japonesa o algo así, y no la Playboy de por allí, como se nos pretendía hacer creer. Así de inocentes éramos todos antes de la era Google.

Sin embargo no hablaremos de las sexy nippon girls hoy (ya se ha hablado de ello en varias ocasiones en otros sitios), sino de algo mucho  más bizarro y quizá menos recordado: el juego de cartas coleccionables aparecido en cada número de la Japanmania y bautizado con el originalísimo  nombre de MANGAKA, con K de Mortal Kombat. Al mismo nivel de cutrismo que la horrorosa tira del Niñotaku (simplemente abominable) aunque con el pecado en su haber de que se chupaba unas 6 páginas del suplemento. Imperdonable para un suplemento que contaba con una 35 páginas en total en donde también se incluyen las páginas dedicadas de las sexy girls.

Mangaka trataba de un juego de cartas coleccionables (ese boom de los juegos de cartas mediados los 90) acompañadas de un horrible dibujo digno de un niño de tres años que plagiaba en la mayoría de las ocasiones y de manera cutrísima fotogramas de las pelis de Manga Video y Anime Video editadas por entonces, como Alita, Dominion Tank PoliceStreet Fighter the Movie, Akira, etc.

Pero si el nivel de dibujo era tremebundo, los textos que los acompañaban no lo eran menos. Productos de la mente más calenturienta de cualquier chaval de 15 años de los 90, pero no de un chaval normal, de uno que tenía pinta de ser un frikaso de tres pares de cojones.

Parece ser, y de nuevo en palabras de The Punisher, que el elemento en cuestión respondía al nombre de Jesús M. Montane, en palabras del mismo The Punisher, “el friki entre los frikis”, al que le hicieron este hueco en la revista para que diera rienda suelta a sus perversiones más adolescentes. Tenemos que recordar que estamos hablando de una revista dirigida al público juvenil de mediados los 90, en donde las salidas de tono estaban supuestamente fuera de lugar.

Jesús M. Montane, que hoy en día se dedica a hacer cine, habiendo llegado a colaborar con él el mismísimo Francisco Arrabal (que Dios nos coja confesados….) también será quizá recordado por los de mi quinta por haberse peleado mediante las páginas de sus respectivas revistas con ¿Oscar Valiente? (hablo de memoria, no tengo el número a mano en estos momentos) editor de la desaparecida revista de Norma Otaku. Una deliciosa pelea nerd tras el paso de Montane por el programa “Esta noche cruzamos el Missisipi” de Pepe Navarro cuyo tema era precisamente el del aún desconocido mundillo del manga y anime y en el que parece que Montane hizo demasiado hincapié en el aspecto sexual de muchas de estas historias (no llegué a ver la entrevista en su momento).

Centrándonos en el juego de cartas, los textos que acompañaban las imágenes no tenían por dónde cogerlos. Auténtico universo ciberpunk épico-decadente como diría Cels Piñol con una gran cantidad de lugares, personajes absurdos, acontecimientos y objetos sin ningún tipo de orden y totalmente aleatorios.

Denominaciones como protogenéticos, poderes de mediumnidad, ceremonias de absorción de personalidad divertida, monedas coprófagas, kreptaks (deduzco que es una medida de tiempo), agujeros proto-kármicos, la noche de Shuklak, la práctica del ashumayat (técnica que permite la transferencia mental de datos por medio de la oración contínua ¿?); nombres que recuerdan a términos orientales como Libro Gólgota de Haki, kami-carreras, Gainax-Yoshi, Yoya Hyumake, señor Konuba … También encontramos deidades impronunciables como Bubumakerusimlamutoponekarosumengabotuna-kal. Chúpate esa Lovecraft.

Lo cierto es que no se si alguien en algún momento le dio por echar alguna partida a esta aberración juvenil, y es que con semejantes cartas cada partida debía de ser una experiencia. A ver si un día de estos me decido, las imprimo todas, me hago mi mazo y le pido a cierta individua que me sufra conmigo semejante agonía proto-kármica. Mientras tanto les dejo una pequeña recopilación con algunas de las cartas más delirantes que aparecieron. No hago comentarios. Nunca podría estar a la altura del genio literario de Montane. Sólo lean y saquen sus conclusiones. Mientras, nosotros, seguiremos fantaseando con Amabe Toruko, “directora del aeropuerto Mampobo y de sus tres vaginas”.

0

1

2

3

11

10

4

5

6

7

9

8

 

Anuncios

Acerca de tetsuo_oli

Ermitaño y uraño personajillo que disfruta buscando, encontrando e indagando sobre basurilla variada.

Publicado el febrero 28, 2017 en Mojonadas. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Árboles de madera genital explotados por “Corporaciones Calientes”, Mu normal todo xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: