El Violador Infernal

 

Me encanta el cine de explotación mexicano, y mientras más veo más me confirmo en ello. Esa mezcla entre ambiente pulp y cine de barrio en la que el presupuesto importa una mierda y en donde si los actores nos juran y perjuran que es de noche nosotros nos lo creemos aunque en pantalla halla un sol de tres pares de cojones. En los 80 ese cine se explayó más que nunca en el género de terror aprovechando, como no podía ser de otro modo, el auge y popularización del género en esa década. “El violador Infernal”, de 1988, era una de ellas.

 

el violador infernal-portada

 

Lo primero que nos llama la atención de la peli cuando uno la ve es la intención por parte del director de hacer una peli cruda y malrollista; ya de principios trata un tema siempre espinoso, el de las violaciones, y realmente no se corta demasiado, siendo éstas más o menos explícitas. El problema es que todo está tan rematadamente mal hecho, tan chapucero, que uno no puede evitar descojonarse con cada escena y nueva situación, formando parte de inmediato de ese genial grupo de pelis que se hacen graciosas sin pretenderlo, nada que ver con las pelis friky-que-te-cagas hechas exprofeso hoy en día, salvo alguna excepción como la absurdamente ridícula “The Room”.

 

La peli comienza muy rápido y ya antes de que aparezcan los personajes uno no puede evitar detener la proyección. ¿Qué pone ahí? Una de las actrices aparece en los créditos como “Princesa Lea”. Si eres mexicano puede que la conozcas de toda la vida, pero como yo no lo soy, me es de imperiosa necesidad resolver el misterio. Y así, investigando en Internet descubrimos que la tal “Princesa Lea” era una vedette muy famosa en los 70 que en los 80 se metió a actriz y que para mi asombro participó en la genial “Intrépidos Punks” (a ver si la repaso).

 

Carlos “el Gato (interpretado por Noé Murayama, actor con más de 150 películas en su haber) es un reo acusado por violación a pena de muerte en la silla eléctrica, a pesar de que según tengo entendido la pena de muerte ya no se aplica en México, y que según he leído en Internet la última vez que se aplicó fue en 1957. Una vez cumplida la (ilegal) sentencia y dejado su cadáver en la silla mientras los ejecutores se marchan a tomarse el café del desayuno, a Carlos se le aparecerá el diablo (la anteriormente mencionada Princesa Lea). Aquí debemos olvidarnos de la clásica imagen de Satán con su tridente, cuernos y vestido de rojo. En esta ocasión el Señor del Averno irá vestido de folclórica, y es que al señor del mal en realidad no le gusta el heavy o el rock, estábamos equivocados, lo que en realidad le molaba era la copla, un género mucho más malvado sin duda, un infierno con canciones de copla todo el rato debe de ser terrorífico, al menos en mi caso, es como tener Canal Sur las 24 horas del día, un horror.

 

web - como una ola

 

El diablo le ofrece a Carlos la posibilidad de volver a la vida, ya que según éste su religión le ha abandonado. Lanza entonces un rayo por los ojos y lo revive. Llama la atención la insistencia de la peli en los rayos laser por los ojos cuando ni siquiera tienen presupuesto para llevar a cabo un efecto al menos decente, de forma que deben congelar el fotograma en cuestión para poder dibujar encima el efecto. Como ya imaginábamos, la resurrección no será gratuita, sino que la condición será que Carlos no sólo viole, sino que también mate a las víctimas y las ofrezca al demonio marcándolas con el 666. Carlos acepta gustoso, por supuesto, convirtiéndose ahora además es un tío poderoso, con dinero, drogas y todo eso al tener como mecenas al mismísimo Lucifer.

 

Y no se puede decir que Carlos no empiece fuerte a cumplir lo pactado, eligiendo para su prueba  de fuego a un gay. Advertidos quedáis si veis la peli y sois sensible con el tema que la película no se caracteriza precisamente por su tacto con este colectivo, de modo que como el chico es gay, y teniendo en cuenta la mentalidad que impregna esta producción, no podrá resistirse a las presiones de Carlos para que se droguen juntos previo al acto amatorio. Así sucede y Carlos aprovecha el momento para cargarse al tipo para acto seguido trajinárselo, añadiendo al hecho la necrofilia. El diablo estará contento desde luego. Acto seguido Carlos cumple con lo pactado y le marca en el culo el símbolo de Satán, muy fino todo …..

 

web - por que abandonas

 

Tras el acto, y como Carlos es también un poco presumido, se marcha a un salón de estética, lo que nos hace sospechar que lo del gay no era sólo para satisfacer al satánico (mucho más adelante nos confirma además que estuvo en la marina, e incluso pide que lo peinen y que le hagan la manicura, no digo nada ….). Pero este centro de estética es un tanto peculiar siendo su especialidad, según la dueña, “el que todo cliente se marche satisfecho, usted me entiende ¿verdad? (guiño, guiño)”. Vamos, que el sitio es una casa de putas maquillada de tienda de belleza con unas empleadas con pinta de zorronas que pa qué. Pues nada, Carlos elige a una y se marcha a una de las habitaciones traseras a fornicar con una señora que no está precisamente en la flor de su juventud, mientras que más adelante otra se enrolla con la dueña. Si sois unos enfermos y os mola el sexo entre señoras maduras esta es vuestra peli.

 

web - que asquito

 

Mientras tanto cambiamos de escena y encontramos a la policía que ha encontrado al cadáver del chico gay, y se encuentra en el apartamento interrogando a su compañero, que encontró el cuerpo muerto. Conocemos a los dos tipos que van a dirigir la investigación, un comisario que está siempre cabreadísimo con todo el que se le cruza y su compañero, un tipo bajito con bigote que no suelta la escopeta para nada, como si la tuviera pegada a la mano y formarse parte de su cuerpo. Los dos oficiales de policía no se caracterizarán por su permisividad hacia la homosexualidad, lanzando improperios continuos al chico, al cual, acojonado por los duros agentes de la ley, se lo llevan a comisaría. Hasta aquí la escena ya está llena de burlas hacia el pobre muchacho, pero es que la guinda se la lleva la conversación final entre el ayudante y el comisario que paso a trasladarles. Poesía pura:

 

Un ayudante: este maricón es inocente

 

Comisario: No más por un defecto

 

Un ayudante: Cual señor

 

Comisario: ¡Eso, que es maricón! ¡Ya con eso tiene bastante culpa!

 

………… Sin palabras ………… Mientras, Carlos se lleva a la misma chica que le hizo el “trabajito” en el centro de estética a un bosque cercano para follar (otra vez) y tomar drogas (otra vez). Tras volver a chingar en el asiento trasero del coche (al que Carlos se tele-trasporta sin que ella se de cuenta ¡?) le dice a la chica que la va a matar para así ser ambos sirvientes de Satán. Una propuesta como esa en tu primera cita espanta a cualquiera, de modo que la chica se marcha corriendo y Carlos se va tras ella hasta que la pilla, de nuevo se la trajina (y ya van tres veces en apenas un día, que macho ….), y la mata mientras le revela lo enamorado que estaba de ella, y es que amigos, como ya nos relataban en el infame “Virgin Crisis”, hasta el diablo puede enamorarse.

 

En fin, entre tanto llegan dos polis a la escena cortándole el rollo a Carlos al que no le afectan las balas y que se los carga lanzándole rayos láser por los ojos. El por qué llegan de repente a este lugar, un sitio aleatorio en medio del bosque, escapa a nuestro conocimiento ¿Para qué iban para allí si ni siquiera tienen ninguna pista y no estaban persiguiendo a Carlos? ¿Quizá es Carlos el que les ha cortado el rollo a ellos, que no se esperaban a nadie en su lugar secreto? Menos mal que el homófobo comisario no sabe nada ….

 

web - que miras

 

En fin, que la cosa seguirá adelante, y Carlos matará a dos chicas más, una (de la que Carlos se vuelve a enamorar) en un autocine en el asiento trasero del coche sin que nadie se percate de nada pese a estar rodeado de otros coches, gritar como una condenada y la presencia de un camarero en patines que te lleva las cosas a la ventanilla del coche que no para de deambular por allí.  La otra la pilla en la calle, esta vez sin enamorarse de ella, que ya el pobre estaría escarmentado de que ninguna quisiera hacerse satánica.

 

Mientras los policías homófobos seguirán con la investigación sin tener nada muy claro, pero con la sospecha de que Carlos pudiera estar vivo y detrás de los acontecimientos. El comisario dará con la clave diciéndonos que “he estado estudiando en varios libros …. Los tres seises con que este demente marca a todas sus víctimas está relacionado directamente con una secta satánica”. ¿Con UNA secta satánica? Que tipo más ilustrado. No debe haberse leído muchos libros entonces, joder, los tres seises pueden estar relacionados con CUALQUIER secta satánica. La deducción entonces según el comisario es no dejar que marque a sus víctimas con la señal, entonces será hombre perdido. A mí aún se me escapa el razonamiento, pero en fin…. Los polis se reúnen y deciden intensificar la búsqueda y la vigilancia a las órdenes del comisario que inexplicablemente (será porque en esta ocasión habla sin gritar por primera vez) en esta escena le sale un acento a lo Chiquito de la Calzada que hace que no puedas ver la secuencia sin descojonarte de lo que está diciendo.

web - foca

 

Pasamos entonces a ver como Carlos seduce a una nueva víctima en la que será la muerte más molona de la peli, cuando Carlos se pone a “jugar” con su víctima que intenta escapar de la casa en donde se encuentran mientras éste desata una sucesión de poderes telequinéticos a lo Tetsuo mientras lanza rayos por los ojos (en esta ocasión se olvidaron de congelar la imagen, con lo que al moverse el actor, los rayos le salen de las cejas, párpados, etc ….)

 

web - mazinger

 

Justo en ese momento aparecerá la policía, que no sabemos cómo sabían dónde se encontraba Carlos, impidiendo que éste marque la víctima con el número del mal. Carlos sale huyendo (¿porqué, con todos los poderes que posee y habiendo demostrado en una escena anterior que las balas no le afectan?). En su huida sube al tejado de una casa, en donde se le aparece el folclórico demonio que le increpa el no haber marcado a la víctima, incumpliendo el trato y volviéndole mortal, con lo que los polis le disparan y Carlos cae desde lo alto muriendo en el aterrizaje.

 

En fin, un cagarro bastante disfrutable con pretensiones de cine reaccionario bastante entretenido debido a la falta de talento por parte del director y a lo exagerado que resulta su conservadurismo durante todo el metraje, y que por exagerado que es resulta gracioso.

 

web - article finished

 

 

 

Anuncios

Acerca de tetsuo_oli

Ermitaño y uraño personajillo que disfruta buscando, encontrando e indagando sobre basurilla variada.

Publicado el octubre 7, 2013 en Cine. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Teniendo en cuenta la tirria que le tiene el director a los sarasas, no me extrañaría que estuviese él mismo tan dentro del armario que andase tomando un tesaso con el Sr. Tumnus xD

    Pero bueno… violaciones… satanismo… efectos cutres… sexo post-menopáusico… la peli esta lo tiene todo, joder xD

  2. El diablo es la actriz Ana Luisa Pelufo y la última víctima, ala que no marca, es la mentada Princesa Lea. ¡Cómo me he reído con esta película! Todo en desorden, unos errores de continuidad que te mueres de la risa. Recomiéndenme más películas así. Un amigo las llama “Cine culero” Saludos

  3. Gracias por leernos! Si revisas lo que hay comentado en otras entradas encontrarás mucho más de ese Cine Culero que tu amigo denomina. De momento tengo la web algo parada por razones personales, pero a ver si más adelante pongo todo en orden y volvemos a comentar más!

    Un Saludo

  4. suban la peli porfa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: