Archivos Mensuales: agosto 2013

Cool as Ice: La peli de Vanilla Ice

¿La película de Vanilla Ice? ¿Pero qué cojones? Pues eso mismo, años antes de que las Spice se lanzasen a hacer su conocida peli, el “rebelde” de Vanilla ya probó suerte en el año 91. Por si alguno está leyendo esto y aún se está preguntando de quién coño estoy hablando, hagamos una breve presentación. Vanilla Ice fue un tipo que en el año 90 y 91 el marqueting de la música estadounidense intentó colarnos como lo más molón, moderno y rebelde del momento. Un rapero blanco peinado al más puro estilo Johnny Bravo recordándote lo poco que molabas tú y lo mucho que molaba él. Su mayor éxito (por no decir el único) fue “Ice, Ice Baby”, que a principios de los 90 sonaba bastante, aunque fue sobretodo recordado por aparecer en la peli de “Las Tortugas Ninja II” (que servidor vio en el cine en su estreno) en 1991 (el mismo año de la presente peli) cantando su conocidísimo y ya mítico “Ninja Rap” (la mejor canción de ninjas junto a “Ninja Survive” de Europe). En fin, que la moda se pasó y tras su paso por el libro “Sex” de Madonna ya nadie se acordará de él, aunque a día de hoy siga metido en la música haciendo lo que puede ya en otros géneros derivados.

frio-como-el-hielo-vanilla-ice-vhs_MLA-F-3483026288_122012

El caso es que había que aprovechar el tirón del cantante de moda, y claro, tras pasar por las pelis de los quelonios más molones de la historia con bastante éxito, el paso siguiente estaba cantado; Vanilla debía protagonizar su propia película. Pero no una cualquiera, la peli debía tener un poco de todo, algo de romance edulcorado, una pizca de acción, humor descafeinado y un toque de rebeldía para que los chavales se sientan lo suficientemente rebeldes y antisistema,  pero siempre que peligre el statu quo, claro. ¿Quién debía dirigir este engendro? El elegido sería un tipo llamado David Kellog (obviaré el cerealístico chiste de rigor …) conocido básicamente por hacer video-documentales para PlayBoy. Ah, sí, y por dirigir la peli del “Inspector Gadget”. LA MADRE QUE LO TRAJO.

 

Como ya se pueden imaginar todos, la película es un cagarro de proporciones considerables cuyo único fin es promocionar al tipo éste. Y es que el principal problema de la película es que encima se toma en serio a sí misma, lo que la hace doblemente patética. Al menos la peli de las Spice Girl (servidor la ha visto, por supuesto, perdí la dignidad hace tiempo …) tiene la gran virtud de que no se toma para nada en serio a sí misma. Saben lo que tienen entre manos, una mierda con mucho presupuesto, de modo que la mejor salida es ofrecer un producto que se ría de sí mismo y no se tome en serio.

web - gente

Presenciar esta peli es algo así como inyectarte cultura MTV en vena. Ya desde el inicio se nos lo deja claro. Antes siquiera de que la peli comience a rodar lo primero que presenciamos es un video con el rapero de  nombre de helado cantando en dueto con Naomi Campbell, que supongo que tendría algún contacto con algún productor y así también la promocionamos a ella, que no sólo sale antes en los títulos de crédito sino que también es anunciada en la carátula pese a que no tiene ningún papel en la peli.

 

Pasado el (aburrido) video musical del inicio (ya saben, muchos bailarines, tensión sexual inocente, algo de agua cayendo por ahí, un poco de cámara lenta, etc…) a la vez que se intercalan unas coloridas letras de créditos, no olvidemos que estamos a inicios de los 90, años en los que las combinaciones imposibles de colores estaban a la orden del día, pasamos a la peli de verdad (es un decir…). Tenemos a Vanilla (aquí se llama Johnny) que se pira de donde estaba (yo que sé, un sitio como de fábrica, que coño más dará) con tres amigos negros (dos tíos y una tía en realidad). Antes de marcharse la peli hace una declaración de intenciones de lo que vas a ver el resto del film por si alguien se ha equivocado. Una tía aleatoria se lanza a los brazos de Vanilla, cuya atracción resulta irresistible para cualquier fémina mientras sus colegas le increpan que jo, que venga, que siempre está igual, que no deja una tía libre.

web - pene

Antes de seguir detengámonos a comentar una cosa que a mí me sacó de quicio viendo la peli y con lo que particularmente no paré de descojonarme. Vanilla se pasa prácticamente todo el film  inclinado. Es decir, cada vez que se detiene para hablar (o escuchar, hablar habla poco) el tío es incapaz de mantener un equilibrio estable, daleándose para alguno de los ejes a la vez que no para de poner morritos. Indescriptible la vergüenza ajena que se siente cuando se presencian estas escenas, y para muestra aquí un pequeño recopilatorio de las poses de Ice:

web - inclinado

Cuidado con esto, Medusa (la de arriba del blog a la derecha) que vio la peli conmigo durmió esa noche con el cuello inclinado como secuela y se llevó un par de días con dolor de cabeza, de modo que si ven la peli háganlo con moderación.

 

A lo que íbamos, Vanilla está de viaje en moto con sus mencionados colegas (nunca sabremos a donde exactamente). Antes de llegar a un pequeño y tradicional pueblete se fija en otra chica que va montada a caballo al lado de la carretera por una campiña (la prota y ligue de Vanilla en la peli, Kathy). Ice se lanza, literalmente, a por ella, como si estuviese cazando el tío, haciendo que el caballo salte y derribe a Kathy. Vanilla liga como le da la gana. Ella se molesta un poco, tampoco demasiado, lo que no evita que seamos conscientes de los ojos de cordera degollada con los que mira el tupé de nuestro rapero.

web - acero azul

Ya en el pueblo nuestros inofensivos rebeldes tendrán una avería por la que la moto de uno de los del grupo se estropea, quedándose tirados en el pueblo mientras una pareja de avanzada edad que tienen una especie de taller en su casa se dedican a arreglar la moto, quedándose el grupo en la extremadamente colorista y extravagante casa de los ancianos.

 

Mientras que los amigos negros de Ice se pasan el resto de la peli allí haciendo supuestas gracias y poniéndose en ridículo, Vanilla aprovechará para ligarse a la chica que se encontró anteriormente, que casualmente vive en una casa cercana. La chica por supuesto tiene novio, y como no podía ser de otro modo este es un tipo súper estirado y muy correcto, lo que quiere decir aburrido y poco considerado y atento con ella, de modo que Vanilla se planta allí y con su labia magistral y esa capacidad para los versos le suelta a Kathy: “Deja a ese mamón y únete al campeón”. Está claro que la chica no puede más que mojar las bragas ante semejante piropazo que le acaban de soltar,  y el novio como si no fuese con él. Y sí, en la película sueltan dos o tres inofensivas palabrotas. Ya se sabe, hay que conectar con la juventud y hacerles creer que son malotes y contraculturales. Ah, sí, ya de paso Vanilla aprovecha para chorizarle el diario a la chica sin que ésta se entere. Un príncipe azul el prenda, vamos.

 

Tras una desconcertante escena a cámara rápida con los miembros de la familia de Kathy, ésta sale en la tele junto a su padre, que los están entrevistando no me quedó claro para qué. El caso es que parece que una misteriosa pareja los ha visto por televisión y planearán ir a buscar al tipo para pedirle que les entregue cierto dinero por un asunto del que nos enteraremos más adelante relacionado con protección de testigos y que la verdad, nos importa bien poco.

web - papel

Mientras tanto, la chiquillada del pueblo parece que se ha reunido en una especie de discoteca cutrísima en donde está actuando un tipo, digamos, diferente. Vanilla y sus colegas no pueden dejar que la fiesta siga así, de modo que quitan al patán este de la pista y se ponen a cantar su propio tema, lo que a la vez dará pie a que coja Kathy que se encontraba allí con su tradicional novio y la saque a bailar. Y lo de bailar es un decir, porque casi se enrollan en la misma pista de baile, no nos extraña que el novio coja un cabreo de cojones y más tarde  se pase a reventarle la moto a uno de los colegas de Ice pensando que era de éste, escena idónea para que nuestro invencible protagonista aparezca y practique algo de artes marciales con el novio de Kathy y sus esbirros.

 

A la mañana siguiente Vanilla se cuela en el cuarto de la chica para devolverle el diario que le robó (añadiendo al delito allanamiento de morada…). A estas alturas Kathy ya está rendida ante los encantos del nuevo moderno del pueblo, de modo que no sólo le ríe la gracia por haberse colado en su habitación mientras ella dormía y despertarla (joder, yo me pegaría un susto de muerte si alguien que no debería estar en mi casa me despierta de pronto en mi habitación) sino que se pone a tontear y se larga con él en la moto para protagonizar el momento pasteloso de la peli, en el que Vanilla junto a la chica cambian de escenario de forma aleatoria mientras se ponen tiernos y juegan al escondite en los andamios de una obra en medio de un desierto mientras suena música de fondo. Falta el rótulo abajo a la derecha con el cantante y título del tema, vamos. A estas alturas de la peli ya uno empieza a percatarse de algunos hechos que llaman la atención, como que Vanilla no para de cambiarse de ropa todo el rato pero viaja sin siquiera una mísera mochila, o de hace alarde de que ni trabaja ni quiere, que eso es de perdedores, pero tenga dinero a espuertas para viajar donde le salga de las pelotas y pagar cuanta gasolina necesite para la moto. Vamos, el clásico caso de rebelde a costa de los padres.

web - chicle

Ya de vuelta el padre de la chica se coge un cabreo de los buenos prohibiendo a la hija que vuelva a quedar con el tipo moderno éste, ya que piensa que en realidad está compinchado con los tipos que lo estaban extorsionando. Total, que ella comienza a pasar de él y Vanilla se pone tonto y triste porque ella no le hace caso (música melancólica y él con la moto sin rumbo fijo, como está establecido).

 

Como la trama romanticona ha llegado a un punto muerto, avanzamos ahora con la trama chunga del padre. Los tipos que lo chantajeaban deciden secuestrar al hermano de Kathy y la cosa se pone seria. Kathy no cree, pese a las sospechas del padre, que Vanilla esté compinchado con los autores del secuestro, de modo que se escapa, coge la cinta que han dejado los secuestradores y se la lleva a Vanilla para que la ayude a encontrar a su hermano. Vanilla usa sus poderes de investigador privado y detecta en el fondo de la grabación unos porrazos, ante lo cual deduce que estos tipos están con toda seguridad y sin ningún atisbo de duda en la obra esa donde antes estuvieron los dos tonteando, porque claro, nadie usa martillos en ese pueblo. Se prohíbe clavar alcayatas en la pared, este es un pueblo de bien.

web - helado

Nuestros protas van a buscar al niño con las motos y los encuentran a la primera, se cuelan en una de las casas en construcción atravesando la pared con las motos y Vanilla vuelve a hacer alarde de sus habilidades marciales, da buena cuenta de los esbirros y de vuelta para entregarlos a la policía. El padre se da cuenta que Vanilla en realidad es un buen tipo y que ya puede quedar con su hija. En fin, está claro que todos sabemos que Vanilla no se va a quedar en el pueblo, y Kathy tampoco se va a marchar con él en la moto vete a saber dónde, así que imaginamos que el fin que no vemos es  que por fin logran echar el casquete, que era lo que Vanilla quería desde un primer momento y luego si te he visto no me acuerdo. Así las cosas, en l escena (casi) final, Ice monta a la chica en la moto y salta por encima del corvetee del pijo del antiguo novio que se queda con cara de gilipollas presenciando la escenita. Y ya para colofón, otro video musical como en el inicio para que no olvidemos lo que mola Vanilla.

 

Ya para acabar añadir como curiosidad que esta peli tiene el mismo título de otra cinta que trajeron aquí del año 81 de nacionalidad alemana que se titulaba exactamente igual que la de Vanilla, “Kalt wie eis” en su título original y que según el traductor de Google significa precisamente eso, “Frío como el Hielo”. En fin, añado la escena del “Ninja Rap”, que no me resisto…… GO, NINJA, GO !!!!!

 

Anuncios