Archivos Mensuales: marzo 2013

R.O.T.O.R.

Director: Cullen Blaine

Año: 1988

Nacionalidad: EE.UU.

 web - caratula

Rotor …. ROTOR …. ¡¡¡ROTOR!!! …… o lo que es lo mismo, el Robocop  texano que te pateará el culo como te pille saltándote un Stop. “R.O.T.O.R.” (primera y única vez que voy a escribir el nombre bien en todo el artículo, desde ahora en minúscula y como si fuese un nombre más ….) quiere decir en realidad “Robot Táctico en Operaciones de Investigación”, y podríamos definirlo como una mezcla entre Robocop, Terminator y Juez Dredd con carátula original que copia descaradamente a la de “Mad Max”. Dirige Cullen Blaine, cuyo único largometraje acreditado es éste, habiéndose dedicado fundamentalmente al campo de los storyboards en un montón de series de animación, llegando incluso a dirigir algunos episodios en unas cuantas. Los actores no nos importan una mierda, que apenas han hecho nada y en casadegloriaexploitation no hablamos de fracasados (¿o es al revés? ….)

Como decía, la peli es algo así como una mezcla entre “Robocop”, sobre todo al inicio de la peli, para pasar luego al esquema de “Terminator”, la primera, ya que “ROTOR” es de 1988, es decir, al año siguiente del ciborg de Detroit y anterior a la “Terminator 2”. La peli está repleta de frases para la eternidad, de esas que quedan luego tan molonas en las camisetas cuya posesión nos hace tan felices porque exclaman a la humanidad cuán nerds podemos llegar a ser. Su nota en IMDB es un 2,1 (en realidad si nos atenemos a la calidad de la peli, a esa nota le sobran dos puntos como poco) lo que no ha evitado que desde hace unos años  se la haya etiquetado con la tan manida fórmula de “peli de culto” por esos mismos que luego cuelgan cosas en youtube como “la peor escena de X de la historia”. Lo cierto es que no hay para tanto, la peli es genial, desde luego, muy divertida, me encanta, de esas con las que te ríes de verdad con tanto despropósito y cuando la pusimos en sesión nos reímos bastante con ella, pero vamos, que de ahí a “peli de culto” como la califican algunos hay un rato ……. Pelis como “ROTOR” hay a patadas.

La historia va como sigue. Un tipo conocido como Coldyron es detenido por la policía y es  acusado de asesinato o de haber tomado parte en el mismo. En concreto es detenido por un tipo que se presenta como “Detective Glorioso”, y que a pesar de aparecer escasos segundos en la peli ya se ha ganado la simpatía del blog por llamarse así. Coldyron es llevado en coche a la comisaría, donde será interrogado mientras que de camino en el coche nos pone en situación a través de una voz en off. Coldyron es Capitán del Departamento de Policía de Dallas y se encarga del Departamento de Operaciones Técnicas, cuyo objetivo, en palabras del propio Coldyron es “hacer las calles de la ciudad un poco más seguras, en donde pandillas de punks, traficantes de drogas y el resto de la basura de la sociedad pudiera ser efectivamente controlada y erradicada”. Erradicada, con dos huevos tejanos, como debe ser, aquí no quieren saber nada de maricones,  modernos con piercings en lugares innombrables, ni gente que se dedique a escribir sobre pelis de serie B en un desconocido Blog.

Una vez en la comisaría, Coldyron contará a los dos detectives (y a nosotros de paso) lo que ha ocurrido hasta el momento de su detención, lo que ocupará hasta más o menos la hora de película. Tenemos entonces a nuestro protagonista en su rancho (es de Texas, recordemos ….) en donde antes de levantarse, sus electrodomésticos ya se encuentran ellos solos preparando el desayuno, como si los tuviese programados de algún modo, suponemos. Llama la atención la cafetera, que más que sirviendo café (en una taza con el nombre de Texas) parece que lo esté regurgitando  por el ruido que hace. Una musiquilla country suena y nuestro rubio-hasta-el-extremo héroe se levanta, según el reloj a las 5:00, aunque es de día y no amaneciendo precisamente. Coldyron coge una zanahoria y el café y sale de la casa para acercarse a su caballo y ………… ¡darle al caballo el café mientras él mismo se zampa la zanahoria! A muchos de vosotros puede parecerles esto extraño, pero os aseguro que en donde yo estoy viviendo ahora (una mierda de pueblo cuyo nombre no citaré) en una ocasión la dueña del blog y servidor vimos a un caballo tomando café con el dueño en una cafetería, y os aseguro que de los dos el más educado era el caballo………

web - brevestar

Coldyron nos enseña entonces algunos quehaceres típicos de la granja, entre ellos, como destroza troncos de árbol volándolos por los aires con una cuerda-explosivo que él ha inventado y con la que según él “puede practicar el lazo a la vez que despeja el terreno”. Tras estas labores propias de tipos duros, nuestro protagonista se dirige al Laboratorio de Operaciones Tácticas a currar un poco. Allí conocemos a un robot que tienen montado que se supone es el alivio cómico de la peli. Con un aspecto cercano al Johnny 5 de “Cortocircuito”, este robot se limitará a hacer continuamente chascarrillos varios a cada momento. Lo sorprendente del asunto es que muestra una Inteligencia Artificial acojonante,  mostrando incluso sentimientos, llegando en un punto de la peli hasta a dimitir de su trabajo al ver que la cosa se pone chunga. ¿Y para qué sirve además de hacer chascarrillos? Parece que para nada más, da la sensación de que los científicos lo construyesen en sus ratos libres, desperdiciando con ello el dinero que les llega de las subvenciones y sus inversores, suponemos.

web - ley de la robotica

Coldyron se reúne entonces con un grupo de gente relacionado con el proyecto para poner al día al equipo y la prensa sobre los avances llevados a cabo. Coldyron comienza a soltar entonces sus perlas fruto de un guion absurdo que nunca llegará a ningún lado: “Los científicos somos como escritores de ciencia ficción, predecimos el futuro” dice Coldyron, que de lo duro que es ni siquiera se quitará las gafas de sol pese a estar en una habitación cerrada.

Una pantalla bajará entonces, mostrando a los presentes escenas en bucle del proyecto, un exoesqueleto metálico (que ya está gordo en su diseño básico) movido con un stopmotion cutrísimo sobre fondo negro y luces como de neón que recuerdan poderosamente a aquella patata de juego llamada “Rise of the Robots”. Las escenas estas resultan especialmente delirantes cuando se nos muestran las capacidades del nuevo policía del futuro, capaz de hacer Taichí y Aerobic …… sí aerobic, no es una coña mía, lo dice el propio Coldyron. ¿Para qué cojones quiere un agente cibernético de la ley hacer aerobic? …… no sé, como no soy científico no puedo predecir el futuro.

Los presentes comenzarán entonces a realizar preguntas sobre el proyecto. Según Coldyron el robot lo construyó otra científica en base a una aleación desconocida, ante lo que uno de los presentes preguntará de forma consecuente “¿cuáles son sus pruebas con aleaciones desconocidas?”, mostrándonos de forma práctica lo que se viene a llamar como “conversación de besugos”. Otra pregunta, “¿cómo puede esto funcionar sin egranajes di motores de ningún tipo?”, ante lo que Coldyron responde “este chasis es de primera calidad” … y ya está, se queda tan pancho. Este tipo va para político.

Tras la presentación un becario que sale de la nada avisa a Coldyron que su jefe de división quiere verlo, está muy enfadado “parece un sapo rabioso”. Coldyron intenta hacerse el gracioso sin éxito: “Pobre hombre, no ha hecho una comida decente desde hace años. Le dije que no comiera más en casa”, el becario asiente, saca una galleta, se la come y se marcha.  La herencia de los Hermanos Marx sigue viva en el cine contemporáneo …..

web - norris

Joder, un chascarrillo con Chuck Norris, que bajo estoy cayendo ….. En fin, Coldyron acude a ver que quiere su jefe, y éste, tras restregarle por la cara que nunca le ha caído bien le suelta que el inversor principal del proyecto quiere el proyecto finalizado para dentro de 60 días, lo cual ya intuimos que es imposible, que necesitarán más tiempo. No quiero pensar la cara del inversor cuando se entere que esta gente se ha dedicado a fabricar con su dinero la tontería de robot que comenté antes, no es de extrañar entonces que vayan atrasados con el proyecto cuando pierden el tiempo construyéndose un robot de juguete de avanzada IA. Total, que estos dos se cabrean y Coldyron queda fuera del proyecto tras amenazar a su jefe con otra de esas gloriosas frases que tanto le gustan: “despídame y hará más ruido que dos esqueletos haciendo el amor en una tumba de hojalata” ………. Joder, de verdad que no recuerdo un símil más rebuscado que este. ¿Una tumba de hojalata? ¿Quién construiría eso? ¿Pueden dos esqueletos hacer el amor? Esto parece un sueño húmedo de Tim Burton. Y ahí no acaba la cosa: “bastardo” le increpa el jefe a  Coldyronsí, lo mío es de nacimiento, pero usted lo ha conseguido a pulso”. De verdad que no sé quién es más tonto de los dos …..

web - sevillana

Finalmente será uno de los becarios los que tomen el control del proyecto con el encargo de acabarlo antes de 60 días. Coldyron, que recordemos que se encontraba contando todo esto a los dos detectives del inicio, se entretendrá en contarnos escenas sin mucho sentido aunque él, que es el que cuenta la escena, no las hubiese presenciado al no encontrarse allí. Una de las más demenciales será aquella en la que en una gasolinera frustra el intento de robo de la misma. Uno de los atracadores toma como rehén a una señora, que tras ser liberada por Coldyron ¡ésta se liará a patadas voladoras con el atracador que queda haciendo artes marciales!

Rotor finalmente será “despertado” antes de tiempo “sin querer queriendo” mientras, temerosos, observamos en primera persona al personaje andar hasta su taquilla y ponerse la ropa que allí le guardan, y es que estos científicos están en todo, aún no ha sido finalizado el proyecto y ya le tienen preparado toda una serie de complementos. Pues ya tenemos nuestro villano. Rotor es como un Robocop con la mentalidad del ED-209, es decir, un puto ciborg psicópata tejano ….. y con bigote. ¿Para qué el bigote? ¿Discutieron el diseño facial en una reunión en plan “brainstroming”? Ya me imagino a los científicos eligiendo la cara de Rotor como si fuese un editor de personaje de los SIMs.

Rotor es un tipo duro, como vemos desde el primer momento en el que cruza una sala de reunión vacía sin retirar las sillas de en medio; el las empuja con sus poderosas piernas biónicas. Tras este primer momento de acción, en donde pierden las sillas frente al engendro mecánico, Rotor coge la moto que ya le habían construido especialmente para él. De nuevo me remito a lo que dije antes de los complementos, anda  que no molaría nada un coche caravana de Rotor ……

web - ausculteme

Cambiamos de escena y vemos discutir a una pareja en coche porque él  no quiere casarse con ella porque según él mismo “es un rito convencional”, lo que no le impide quejársele a ella increpándole que no debe trabajar, que es una mujer. Total, que con el jaleo se saltan el límite de velocidad mientras Rotor vigilaba. LA CAGARON. Rotor se carga al tipo tras que éste detenga su coche, luego se dirige a por la mujer. Ya sabemos que Rotor es un poco tanque, de modo que lo de abrir puertas como que no, así  que rompe la ventana e intenta atrapar a la mujer en una muy delirante escena en la que parece que más parece que Rotor se esté follando el coche que otra cosa. Bueno, al fin y al cabo ambos son máquinas, supongo que lo suyo es posible.  Mientras, ella a duras penas consigue escapar. Entre tanto vemos cual es la principal debilidad de Rotor. No soporta el ruido del claxon del coche, dejándolo bloqueado  temporalmente. Y es cuando la peli se convierte en un clon de la primera Terminator, con Rotor persiguiendo a la chica mientras que escapa a la vez que Coldyron irá a dar caza al robot tras que el sargento Mango le informe de lo ocurrido, otro con nombre muy risible por cierto.

web - alcalde fresón

Rotor tiene además una función particular para seguir el rastro de la chica. Cuando llega a un sitio puede “ver” lo que ha ocurrido momentos antes, como si le diese atrás a una cinta VHS, lo que se le llama en la peli con el nombre de Rellamada, que no tiene nada que ver con la función descrita. Da igual. En la persecución Rotor no se detendrá ante nada, planchará la cara en una grill a un nerd de una hamburguesería, apalizará a un borracho de bar, a un camionero calvo que pretende hacernos creer que sabe artes marciales, al típico cachas que no tiene ni media hostia, y a otro que andaba por ahí en un puesto vendiendo  pelucas en una gasolinera. Repito, un tipo que vende PELUCAS en una gasolinera.

Coldyron buscará entonces la ayuda que necesitaba, y para ello llama a la doctora que diseñó el chasis de Rotor de, recordemos, una aleación desconocida. Ahora pensad en la imagen que podríamos tener de una doctora o científico en el campo de la robótica o mierdas de estas, una tipa bajita, entrada en años y con gruesas gafas. Eso será en tu ciudad, mariquita, en Texas  las científicas con doctorado son así:

web - doctora

Capaz al mismo tiempo de dar una conferencia sobre física robótica que de enfrentarse al Undertaker en el ring. Coldyron, por otro lado, ha quedado con la chica que estaba huyendo en un lago, en donde deben reunirse. Ésta llega al sitio tras lanzar fuera de la carretera al robot, sale corriendo hasta el lago y allí es atrapada por Rotor. Afortunadamente Cloyldron y su fornida acompañante acaban de llegar en ese momento, enfrascándose en una pelea a muerte la musculosa doctora con el ciborg, lucha más o menos igualada.

Finalmente Coldyron actuará, cogerá el lazo-dinamita ese que usó al principio de la peli que parecía que no servía de nada y atrapará una parte a un árbol y otra a una de las piernas  de Rotor. Incomprensiblemente  Coldyron sigue lanzando lazos desde distintas partes atando poco a poco las extremidades del robot. Lo increíble del asusto es que no llegamos a comprender como hace esto, ya que Coldyron  se encuentra tensando uno de los lazos, con lo que lanzar el resto es humanamente imposible. Finalmente ata uno de los extremos al coche con el que han llegado para tirar de las cuatro extremidades y hacer explotar finalmente al Robot. ¿Quién cojones tiraba de las extremidades si sólo hay una atada al coche? ¿Cómo pudo Coldyron hacer todo eso él sólo? En fin, Rotor está acabado y no desvelaré como acaba todo para el resto de personajes en los minutos finales, en los cuales se anuncia la secuela, ROTOR II, la cual jamás llegó a realizarse pero que ojalá al director le dé por llevarla a cabo algún día, como ya hizo Pyum con su “Tales of Ancient Empires” en el 2010.

Como ya comenté al inicio, la peli está plagada de chascarrillos varios y frases para recordar. Algunas la he ido metiendo según iba escribiendo, otras no me he resistido a dejarlas aquí abajo trascritas:

–          “¡Puede convertirme en un “ciudadano desconocido” en 60 segundos!

–          ¿Y por qué iba a hacerlo?

–          ¡Por la misma razón por la que un perro se lame a sí mismo! ¡PORQUE PUEDE!”

(El jefe de Coldyron hablando con éste por teléfono)

–          “¿Oye cielo, ¿por qué no me das tus siete dígitos, eh?”

(“Zascaso” del robot idiota que intenta ligarse a la secretaria)

 

–          “O controlamos a la sociedad, o se destruye a sí misma. (…) Recuerden que la humanidad se inclina hacia el genocidio, la exterminación propia, yo les mostraré la única solución.”

(Coldyron poniendo en práctica la asignatura de libre configuración cuatrimestral de Sociología que cursó en la carrera)

–          “Tenía 32 años cuando descubrió que las salsas no eran un brebaje….”

(Coldyron intenta infructuosamente hacer un chiste)

 

–          ¿Sabes quién me despertó hoy a las 5 de la mañana? Pues te diré quién doctor, nuestro querido benefactor, tu pan de cada día, el señor billete gratis como tú lo llamas, el macabro senador como lo llamo yo ….”

(el jefe de Coldyron jugando a las adivinanzas ….)

–          “Tú no eres un indio”

–          “Mira estos pómulos cielo ….. o soy un indio o soy un mariquita”

(Todos apostamos por lo segundo)

–          “Rotor no es problema mío”

–          “Tiene razón …… Yo soy su problema”

(Coyldron pone de manifiesto quién es él macho alfa)

–          “Recuerde, usted es el cerebro, yo soy la fuerza”

(La científica amiga de Coldyron poniendo de manifiesto que ELLA ES EL MACHO ALFA)

–          “Soy como un cementerio, lo acepto todo”

(La amiga de Coldyron lo acepta todo)

(mirando una huella de pisada)

–          “mire esto”

–          “¿Es suyo? (de Rotor)

–          “No creo que sea de Herman Munster”

(Coldyron intenta hacerse de nuevo el gracioso sin mucho éxito)

web - rotor final

Anuncios

El terror salta del agua: Sand sharks (2012)

No es desconocido para la mayoría de los mortales el cine de terror, las películas donde lo desconocido y monstruos que no pueden sino ser meras invenciones de una mente retorcida esperan más allá de nuestra vista o el resto de nuestros sentidos, alcanzados de manera magistral con la obra maestra del cine Jaws (Tiburón en España), donde Steven Spielberg (con 27 años el jodío) y John Williams unieron el arte del cine y la música para dar lugar a una serie de escenas de terror, acompañadas de una de las canciones más famosas y terroríficas de todos los tiempos. Después del éxito cosechado, surgieron otras tres películas de la que podemos destacar la segunda. La tercera es una historia paralela que nada tiene que ver con nuestro querido agente Brody (con alucinantes efectos 3-D para la época) y la cuarta… un remedo estúpido de recuperar la historia y cerrarla de una vez. Tiburón abrió la veda de un nuevo tipo de cine poco comercial hasta aquel entonces: el terror animal. Ha habido gran cantidad de películas que han aprovechado el tirón: Anaconda (con sus correspondientes secuelas), Temblores (animales como tal no son… pero admitiremos gusanos malvados), Serpientes a bordo (con un gran Samuel L. Jackson en su versión aérea), Mimic (trilogía comenzada por Guillermo del Toro, y que no debió seguir más allá de la primera. Al menos él se retiró.)… por nombrar algunas de las más conocidas. Luego, como es normal, comenzaron a generarse los engendros de la naturaleza modificados genéticamente, como Sharkman, La Criatura, Pirañaconda y un largo etcétera. Dentro de estas películas, las cuales he denominado como animalexploitation, nos encontramos un sencillo “homenaje” a Jaws I y II con la película que nos concierne, Sand Sharks, para entendernos, Tiburones de Arena.

Sand_Sharks-105064642-large

La pregunta es en este caso, obligada. ¿Por qué esta película? ¿Por qué no otra, en la que haya lucha de animales gargantuescos que luchen entre ellos cuales frikis granudos por el primer ejemplar impreso de Spider-man? ¿Por qué, por la madre de MegaPiraña, ésta? Pues por mera curiosidad biológica. La verdad, me llamaba la atención el hecho de ver cómo trataban la respiración branquial de los tiburones fuera del agua, en la arena, más concretamente. No hubo ninguna influencia más allá de lo que se puede leer, aparte del frikismo característico que conllevan estas películas.

skull-skeletor

Pero entremos en materia. El género animalexploitation puede resumirse de un modo muy sencillo: el ser humano incordia de manera increíblemente importante a la naturaleza, lo que normalmente propicia la aparición de animales mutantes hambrientos de carne humana, insaciables y de proporciones totalmente bíblicas. Casi siempre hay científicos por medio que tienen ideas más o menos disparatadas, autoridades que no se creen nada hasta que es demasiado tarde y, como no puede ser menos, toneles a rebosar de sangre que soltar en cualquier momento. Al final, un épico y sorprendente final donde todo siempre sale a salir de boca… o no. En esta peli tenemos a actores de la talla de Corin Nemec (Parker Lewis nunca pierde), Edgar Allan Poe IV (que el nombre mola cantidubi) y a la estelar Brooke Hogan! Sí, la hija del más grande de los grandes, el Increíble Hulk Hogan.

brooke_hogan___hulk_hogan___jpg

La película comienza con una alegre escena playera, donde un par de motoristas van por las dunas corriendo cuales chicos malotes que intentan fardar de su poderío a las dos ruedas. Carne de cañón, ya que se caen de un modo tan lamentable que son presa del primer ataque de los tiburones. De las motos, ni rastro; los raterillos del pueblo estarán con ellas por ahí fardando. En esto, aparece Jimmy, el hijo triunfador del alcalde cuyo atuendo de vestir recuerda más al de un mafioso de poca monta que al de un empresario. Y el hijo pródigo vuelve a casa para rescatar al pueblo de la bancarrota con una grandísima idea que ¡jamás a nadie se le ha ocurrido! Un festival veraniego hipermegaultrasupermaravilloso para universitarios. Como es normal, la idea saldrá adelante (¡Parker Lewis nunca pierde!). Pero volvamos a la trama. En un pueblo tan pequeñito, y pa que no se diga, la policía la componen dos hermanos, John y Brenda Stone, donde ella es la inteligente y él, con toda la cara de Samsagaz que tiene, es el sheriff escéptico. Brenda no se fía de la versión  de su hermano sobre el incidente (Un accidente de moto, dice. Ahí, con un par… la playa llena de sangre, no hay cuerpo y es un accidente de moto. Ole tú.), y llama un experto en tiburones, el doctor Powers. Su puesto lo ocupa la doctora Powers, que resulta ser su ¿hija? ¿Hermana? ¿Familiar? Bueno, mientras la doctora Powers se encamina al pueblecito abandonado, más adolescentes mueren de un modo especialmente lamentable. Ya es lamentable ser castigado a ser enterrado en la arena para que luego te coma un tiburón de arena. Doblemente lamentable.

Ajeno a todo, Jimmy organiza su pedazo de cacho de fiesta con sus asistentes, un negro con sombrero (tiene estilo, derrocha negritud), la abogada prepotente (representa a los inversores, siempre tan malvados) y la becaria listilla dispuesta a hacer todo lo posible por su jefe.

imagen sombrero

Jimmy y sus asistentes al fin llegan a la playa para ver en primera mano dónde celebrar la mega fiesta, cuando se cruzan “accidentalmente” con los hermanos Stone y la consiguiente situación incómoda. Cabe destacar que Brenda y Jimmy fueron pareja, y él… bueno, no se portó muy bien que digamos. Dejarla con un gato… es lamentable. No los dos millones de deudas, no. ¡El gato! En medio de la discusión, otros dos universitarios mueren por ataques de tiburón. La situación ya se vuelve insostenible, se celebra un pleno popular en el que se masca la tragedia, la gente está revolucionada y hay hasta una negra gorda a punto de hacer ese gesto desaprobatorio de la cabeza. Sí, ése que estás pensando. Pero antes de que la señora levante la mano y chasquee los dedos, aparece nuestro salvador, el veterano pescador Angus; es tan veterano que lleva un sombrero azul, una camisa vieja y hasta se ríe de lado. En ello, la doctora Sandy Powers entabla un comienzo de friendzone con el sheriff John; o eso o le va la merva a los dos.

 imagen abuelo

A la mañana siguiente descubren otro ataque de tiburón, tras el cual encuentran un diente a analizar. Ahí, parecen comenzar a vislumbrar que es un fósil viviente, es decir, un tiburón de arena prehistórico. Todo se interrumpe cuando Jimmy presenta un tiburón de mentira alegando que es el verdadero, pero la copia es demasiado mala como para engañar a un experto en tiburones. ¡Capitán Obvio al ataque! El olor delata que el pececito lleva muerto una semana. Si es que… hay que ser lerdo. Esa misma noche, se produce un cortocircuito en la isla. Vaya mala pata, justo en este pueblo pasa de todo. Menos mal que está Jimmy, el alcalde, John, Sandy y todo el equipo de luces de la fiesta. Aquí huele a muerto. ¿Y quién muere? Pues el que haga la tontería más gorda, ¡el alcalde! Que se pone a saltar en la arena y gritar, y un técnico de luz que, con su musiquita bien alta, está ajeno a todo y sólo piensa en conectar cables. Al menos, se lleva al tiburón con él. Todo acabado, la fiesta puede seguir adelante y además en honor de difunto alcalde, es un plan perfecto. Show must go on! (ingenuos…)

Sandy hace un descubrimiento terrible, el tiburón muerto es una cría. Su especie ha evolucionado en la arena y nada por ella como si fuera agua, sus escamas son perfectas para nadar en la arena, sin necesidad del agua para sobrevivir. Y hay más problemas, hay una madre cabreada buscando a su bebé desaparecido. Sandy y John intentan convencer a Jimmy de que suspenda el festival, pero es imposible parar toda esa maquinaria (recordemos que ¡Parker Lewis nunca pierde!). Es por ello que el Sandman Festival sigue adelante. Los ayudantes de Jimmy se vanaglorian de su enorme e impactante éxito, reflejado en todas las personas que van al festival preparado. ¡Personas que no serán más de cincuenta! Desde luego… el presupuesto para los extras se vio duramente cortado en esta escena, porque mira que los pobres que saltan y gritan para parecer más, pero nada. El festival comienza, con una música bastante… mala, en fin, y todos los universitarios comienzan a mover sus carnes tiernecillas e inocentes, ajenos a la intensa vigilancia del sheriff John, Brenda y Sandy. Jimmy se aleja de la fiesta, como buen anfitrión conocedor de que hay tiburones de arena. En ello, la abogada se le acerca y… bueno, le adelanta que va a demostrarle por qué la llaman la “devorahombres”, pero él la rechaza diligentemente con un “muérdeme”. Es entonces cuando aparece uno de los chascarrillos (realmente tiene tres) de la película. Me centro en transcribirlo: ¿Sabes por qué siempre estarás a la sombra de alguien, Jimmy? Simplemente no tienes cabeza para los negocios. ¡Zaca! Un tiburón se la come y le deja sólo la cabeza. Lamentable. Luego, la becaria listilla y el negro con sombrero (que resulta ser un relaciones públicas) descubren la cabeza de la abogada, y mientras Jimmy está histérico perdío, la becaria trepa deja inconsciente al negro y se lo da de comer a uno de los tiburones que aparece allí diligentemente. Para limpiar el estropicio, vamos. Pero volvamos a la microfiesta.

imagen playa

Entre cuerpos sudorosos y música barata, así como adolescentes cachondos que ansían ver partes íntimas femeninas (peor excusa para mervear no he visto) los tiburones de arena comienzan un ataque en masa contra los universitarios fiesteros. Hay carreras por la arena, gritos, sangre, más carreras, un gordo que inexplicablemente no muere, y una desobediencia a la autoridad digno de las peores manifestaciones. Nadie hace ni caso a la poli, y quien se pasa de la raya, muerte por tiburón. Las imágenes a cámara lenta son sobrecogedoras, o eso intentan. En medio de todo este desbarajuste, Brenda rescata a Jimmy de los tiburones de arena a costa de su propia vida. Es una muerte heroica, la verdad, pero la actitud de Jimmy es simplemente estúpida. Ni en shock ni leches. Acaban de comerse las piernas de tu ex novia, ¿le dices que la quieres y que se va a poner bien? Perdona que te diga, maestro, pero suena a que eres un poco pellizcacristales. En ello, John y Sandy se han quedado atrapados en unas rocas, desde las cuales y mediante la radio de John dan instrucciones para salvar a la mayor cantidad de gente de la playa. Digamos que Jimmy tiene poco poder de convocatoria, y tiene que llegar Angus para sacar a todos del embrollo, armado con un Kalashnikov modificado para matar tiburones de arena. Logran salvar a la mayoría de la gente, y emprenden la huida a la comisaría. Y nos encontraremos allí con una escena que deja pocas dudas de las intenciones de Jimmy.

imagen omá

Después de una breve charla entre Sandy, Jimmy, John y Angus, deciden cazar a todos los tiburones cristalizando la arena de una ensenada, para ello los atraerán con sangre falsa y nada más y nada menos que La Valquiria, de Wagner (casi habría esperado ver aparecer al Sr. Burns a lomos de un carro de combate). Todo muy realista, claro. Para cristalizar la arena, utilizarán un supercombustible que tiene Jimmy. Bien, el modo de quemar el combustible no lo sabemos, pero parece que nuestro maravilloso Angus sí que lo sabe. Como es normal, el plan sale bien hasta que, por casualidades de la vida, un tiburón rompe un cable (otra vez). Jimmy decide, en este caso, dejar de ser un auténtico idiota y hacer algo útil, sacrificarse por la causa y atraer a los tiburones a la trampa. Cuando muere, Angus saca un lanzallamas (sí, un lanzallamas) y acaba con todos los tiburones cristalizando la arena. Ante los sorprendidos Sandy y John, confiesa que lo ha hecho él mismo, pero que las piezas las compró por eBay. Espera espera espera… ¿me estás diciendo que un pescador de un pueblucho americano se ha construido un lanzallamas casero con piezas compradas por eBay? Vale. Lo admito. Esto me ha superado. Chascarrillo número dos.

trollmaníaco

Pero no acaba ahí. Angus celebra demasiado pronto la victoria, ya que la mamá de todos los tiburones está furiosa (normal, han matado a todos sus hijos), y clamará venganza. Realmente no clama nada, parece tener hambre porque se intenta comer todo lo que pilla por el camino, empezando por Angus. El final de la mamá se puede decir que es de película palomitera (previsible, vamos), muerde la bombona del lanzallamas y explota en pedacitos, los cuales son arrojados vilmente (sí, sí, arrojados. Parece que algún compañero de reparto les tenía una guardada porque se intuye ensañamiento) a la cara de John y Sandy, junto con la sangre que quedaba y un chorizo de Cantimpalo. Porque esas tripas son un chorizo, a mí no me engañan. La película acaba con una escena final en la que vemos a la ex becaria saliendo de una caravana (de verdad pretende hacernos creer que no se ha coscao de nada de lo ocurrido??) robándole la clientela al difunto Jimmy, y organizando fiestas en la playa en su nombre. La película acaba con el tercer y último chascarrillo, que procedo a transcribir aquí: las fiestas en la playa con como para morirse. ¡Zasca! Aparece el desobediente de los tiburones de arena, que no hacía caso a su mamá y salía a comer cuando le daba la gana. Y se zampa a la becaria. Fin.

Realmente, se puede resumir en que, aprovechando el tirón de la saga Tiburón, intentaron hacer un remedo de las dos primeras (las referencias no son nada sutiles, ni las escenas ni las muertes) con unos monstruos inventados cuyo aspecto recuerda al de una galleta oreo con forma de barracuda punk. Dejan muchas preguntas sin resolver, como la capacidad de respiración de los tiburones fuera del agua, si hay una mamá dónde narices está papá, y si, finalmente, Sandy y John se casan, teniendo éste como suegro al inigualable Hulk Hogan.

Cinderella 2000: Cuando la amalgama de géneros llegó a la sexploitation

A finales de los 50 e inicios de los 60 el gobierno estadounidense empezó a abrir la mano y comenzó a legalizar y permitir la aparición de desnudos y escenas de sexo gratuito en la películas. Ello derivará por una parte en el desarrollo en los 70 del cine porno como tal, mientras que a lo largo de los 60 aparecerá un nuevo tipo de pelis en donde, con un argumento ridículo, presupuesto ínfimo y actores amateurs se aprovecharán del ansia del americano medio por ver tetas a cascoporro, lo que se conoce de forma genérica como nudies, pelis de tetas y guarreridas varias para que nos entendamos. Hacía ya tiempo que quería comentar alguna, y aunque hay muchas que podrían pasar por aquí al final me decidí a comentar esta “Cinderella 2000”

Lo cierto es que la gran cantidad de estas pelis, hoy en día, han perdido su principal razón de ser. Es un hecho que hoy en día el porno no se vive igual que antes. Internet ha traído muchas cosas, y entre ellas la facilidad de acceso a este material. Ya no queda nada de aquella nerviosa sensación al pasar por un cubo de la basura y encontrar una revista porno de desconocida, misteriosa e ignota procedencia tirada de cualquier manera, la cual irá rulando entre los colegas de la plazoleta convirtiéndose en objeto de deseo y conservación. Era como tener un anillo único, te corrompe y lo deseas. Estoy seguro de que Tolkien sacó la idea del anillo como metáfora de las revistas guarronas que guardaba de niño bajo la cama. Hoy en día los chavales de 12 o 13 me imagino que siguen viendo porno, claro, como cualquier chaval de esa edad de cualquier generación, pero con las facilidades de acceso de hoy no puede ser lo mismo. Y es precisamente esta falta de carnaza lo que hizo aparecer una gran cantidad de pelis de este tipo en cines de mala muerte en EE.UU.

Lo más curioso de estas nudies es cómo parodiaron y tomaron como referencia otros géneros para desnaturalizarlos y convertirlos en una excusa como otra cualquiera para ver tías en bolas. Entre todos estos géneros hubo dos sobre los que incidirían en numerosas ocasiones sobre todo ya entrados en los 70, la parodia erótica del cine de terror, tomando sobre todo los clásicos de la Universal, y la ciencia ficción más pulp, todo envuelto en un horterísimo envoltorio setentero, en donde no faltaban las actrices negras con su pelo a lo afro por supuesto. Como nota curiosa, un director tan prestigioso hoy día como es Francis Ford Coppola empezará dirigiendo un par de pelis de este tipo en 1962, “Tonight for sure” y “The Bellboy and the Playgirls”.

Cinderella 2000 es un compendio de géneros, como entenderéis cuando sigáis leyendo. En  realidad es bastante tardía, de 1977, cuando ya el género estaba en su última etapa en EE.UU. (y que España retomaríamos ahora con nuestro patrio “cine de destape”). Dirige Al Adamson, director que ya venía rodando desde mediados de los 60, pasando por varios géneros de serie B de la época, desde el terror gótico estilo Hammer de “Drácula Vs Frankenstein” al blaxploitation de “Black Samurai” (mucho antes del “Afro Samurai” de S. L. Jackson) con el negro afro de “Operación Dragón” de prota,

Con tanto despelote, simulación de folleteo y aspecto barato como de teatro, Cinderella 2000 es como un espectáculo de La Fura dels Baus pero sin ser pretencioso y en divertido. Toma como referencia en primer lugar los cuentos de niños típicos (Cinderella es como se le llama en inglés a Cenicienta, por si alguien no lo sabía aún). No fue la primera desde luego, ya hubo otras anteriores que hicieron lo mismo, de la misma década “Las eróticas aventuras de Pinocho” es de 1971. Por otro lado, claro, es Cinderella 2000, así que como adivinaréis, traslada el cuento clásico a la ciencia ficción más absurda, pero no al 2000, si no al año 2047 para ser más exactos. ¿Eso es todo?. Pues no, Al Adamson pretendía llevar mucho más allá la mezcla de géneros, así que allá vamos

web - jodete

 

La cosa ya promete bastante desde el inicio, con unos créditos de inicio con aire a disco de los 70 que tira de espaldas, canción cantada incluida, con estrellitas, brillantina y colores rosa fuxia (¿se escribe así?) atacando severamente a nuestras retinas. Terminados los créditos entramos en materia, y nunca mejor dicho, porque desde la primera escena el director se asegurará de atrapar al espectador pajero medio de los 70 ansioso de peludos desnudos con una pareja chingando en un escenario sin ningún tipo de escenografía en el fondo mientras un tipo con cara de profesor de gimnasia de primaria (con bigotaso, como tiene que ser, que estamos en los 70 ….) nos informa de diversas estadísticas relacionados con delitos cometidos desde una pantalla de televisor.

El tipo en cuestión es quién dirige el tinglado desde el Control Central, y por eso se llama …… el Controlador claro, que tontería. Como decía, este tipo nos informa de los diversos crímenes y sus estadísticas, hasta que llega al peor crimen de todos, la “fornicación” (así lo llaman ellos) sin permiso, la cual ha sobrepasado holgadamente el 90% en cuanto a su incumplimiento. Menudos guarros todos. Por si se os ha pasado, dije que este tipo cuenta todo esto desde una pantalla de televisor, mientras que una pareja se lo monta por detrás …. ¿o se la monta por detrás? ….. jaja, chiste fácil, …. vale perdón, no volverá a pasar ….. Finalmente aparece un grupo represor en la habitación con un robot de voz extremadamente estridente e hiperactivo que se dedica a hacer cumplir la ley a la voz de “Fornication without sanction” de forma repetidamente molesta. Sobra decir que el traje del actor que hace de robot es completamente miserable claro, eso ya se presupone.

web - errol

En otro lugar, otra pareja se encuentra intentando chingar también ilegalmente con la ayuda de unos esquemas, ya que no parecen tener muy claro de qué va la cosa. El robot y sus stormtroopers de saldo vuelven a aparecer y de nuevo les corta el royo a la pareja. La pareja intenta excusarse, incluso ella intentará luego insinuarse al robot, pero ya sabéis, el eterno dilema del robot incapaz de sentir y todo eso.

Conocemos ahora a la verdadera protagonista de la peli, Cinderella, como ya dijimos, paralelo espacial de Cenicienta, que se encuentra, pues eso, limpiando la casa de su madrastra, mujer entradita en años más salida que Ryo Saeba y que se viste con el envoltorio gigante de un caramelo de manzana. En la misma casa viven también las dos hermanastras, como en el cuento, dos tipas muy feas vestidas también con estrafalarios colores y mucho papel maché. Uno podría pensar que es la moda en este setentero futuro, pero lo cierto es que son las únicas que visten tan exageradas, mientras que el resto de la gente viste básicamente con chándal. Por cierto que uno se alegra de que las escenas de sexo de las hermanastras sean escasas, por que vaya grima dan ……

Y es entonces cuando el genio de Al Adamson brilla en el firmamento de la mierda. Cuando ya estamos asentados y concienciados con lo que vamos a ver, se nos da una vuelta de tuerca más al concepto. Presenciamos entonces atónitos y sin avisar como los personajes…. ¡¡¡SE PONEN A CANTAR!!! ¡¡¡LA PELI ES TAMBIÉN UN MUSICAL!!! Joder que grande ….. es decir, que estamos ante lo que podríamos llamar un “musical erótico de ciencia ficción” ¡Y lo mejor es que las canciones son geniales! Total que a ritmo de “Doing without” y tras que las dos hermanastras feas se chinguen un tipo que todavía no me queda claro quién era, a Cinderella le darán el día libre tras acabar sus tareas.

web - nunca cambiaré

Saltamos de nuevo de escena. En este futuro sólo se puede tener sexo con quién te toque y cuando te toque, y el mando supremo va a castigar a una de las parejas anteriores por “fornicar” sin permiso, y el castigo para estos delitos es la miniaturización por seis meses al tamaño de una barbi. Entra en escena Tom Prince, el brazo derecho del Controlador al mando, principal semental de esta distopía sexual setentera y que por el apellido que tiene ya sabemos qué papel jugará en esta historia. Tom es un tipo sencillo, no está del todo de acuerdo con las leyes que le ha tocado vivir, pero las acata, vamos, que folla pero sin ganas, porque ese es su curro, de modo que se va a “fornicar” con la que le ha tocado hoy por órdenes del Controlador. Este futuro en donde el sexo está restringido y controlado a muchos puede parecerle insensible e injusto, pero como ya nos recordó el encargado de la tienda de cómics de los Simpson en aquel episodio, para algunos es más de lo que nunca tendrían de otra forma, depende del punto de vista que se mire.

Aunque a Tom no le hace gracia la tarea, le intenta poner de su parte e intenta convencer a su pareja de al menos probar una posición nueva, a ver si así al menos la cosa mejora. Nada. El Controlador aparece en uno de los monitores cual Gran Hermano orwelliano para cortarles el rollo e  insistir en que deben ajustarse a la posición básica, la única permitida. Al menos el tipo accede a ponerles un poco de musiquilla, una tonadilla ridícula hasta el extremo que tiene sonidos como de peos de fondo, con lo que queda una escena entre horrible y grotesca con el pobre Tom empujando mientras se escuchan como flatulencias de fondo.

web - pantera rosa

Cinderella, que terminó ya sus tareas, se va un bosquecillo cercano a ….. no sabemos muy bien a qué, a dar saltitos por el cespecito. Allí se pone a leer el cuento de la Cenicienta, el original, le da la penita tonta y se pone a cantar una canción, no olvidemos nunca que estamos ante un musical erótico de ciencia ficción, claro. Los deseos de Cinderella parece que se harán realidad, más o menos, y vemos descender entonces a un ONVI, del cual sale su “hada padrino” (así se presenta él mismo, como “fairy godfather”). Un tipo educado, fino, sensible, y con traje de purpurinas que a golpe de varita mágica ayudará en adelante a nuestra desdichada Cinderella. Junto a él sus dos asistentes ….. unos tipos digamos …… no sé ni cómo definirlos, echad un vistazo por vosotros mismos …..

web - que ase

Estoooooo ……. ¿ya? No sé, es como un festival gay de bichos de Cthulhu o algo así. En fin, que el “hada padrino” intentará explicar a Cinderella lo que es el amor y de paso poner fin a esta “nerdocracia”. Para ello primero tiene que hacerle ver que esto del amor es diferente a la “fornicación”. Para ello toma como ejemplo dos conejos que se encuentran por allí, los cuales transforma en …. no sé … personas conejo, vamos, dos tipos vestidos con una malla blanca y cabeza de conejo de peluche que se ponen a simular el acto sexual mientras Cinderella y el hada padrino los observan. Y os aseguro que en este momento, cuando uno toma consciencia de que lo que está viendo en pantalla son dos personas con traje blanco y cabeza de conejo, uno de ellos bombeando por detrás a la otra mientras suenan sonidos de fondo como de “boiiiing” de sonido de dibujos animados de “Hanna–Barbera” y no se levanta a quitar semejante bizarrada sexual es cuando uno se plantea seriamente su salud mental.

web - conejos

Lo peor es que una vez asimilada la situación la cosa se pone aún peor, ya que el hado padrino se pone a cantar el tema “We all need love” (el temazo cumbre de toda la peli sin ninguna duda) mientras que él, Cinderella y sus asistentes revolotean por el bosque mientras varios animales-personas van saliendo de la espesura y se ponen a bailar todos juntos agarrados de la mano haciendo el coro de la patata. TREMENDO.

web - baile

Ya de vuelta, y tras una escena gratuita en la que la madrastra de Cinderella se intenta zumbar a un florero … sí, a un florero …. el Controlador la detiene por padecer una enfermedad conocida como “La Calentura” o “Lo Cachondo”, en inglés dice “The Horny”, no se me ocurre muy bien como traducir esto ……. mientras que se marcan un dueto en donde ambos se lamentan de que necesitan sexo, revelándonos que en realidad al Controlador lo que le pasa es que no tiene mujer para él mismo. Vamos, que volviendo al ejemplo del dependiente de cómics de los Simpson, estamos en una sociedad dirigida por un frikaso con nulo éxito social entre las féminas. Tom aparece y convence al Controlador de que organice una fiesta en la que los invitados podrán “fornicar” todos entre ellos sin restricción, lo que se viene llamando una peaso orgía vamos. El Controlador se niega al principio (sabe que ni por esas se va a llevar al huerto a ninguna), pero al final acabará transigiendo con la cosa de que la gente lo querrá mucho si organiza la fiesta. Pan y Circo, ya saben.

web - chiste facil

Como la cosa va de absurdos, lo siguiente es una escena que casi parece un video de Daft Punk en donde el robot se marca un baile entre country y disco setentero a ritmo de “Where do I plug  it in?” lamentándose de que en la peli sólo se habla de sexo, pero que él no puede sentir eso, claro, el eterno dilema del hombre biónico como ya sabemos.

Y en fin, llegamos a la escena más aterradoramente grotesca de la peli. Extremadamente grotesca. En un intento de guiño chistoso, Al Adamson pensó que sería gracioso mezclar personajes de cuentos, de modo que se nos presenta a una Blancanieves quejándose de que a ella no la han invitado a la fiesta. Como ya he dicho Blancanieves, y todos conocen el cuento estoy seguro que ya os habréis imaginado pro que resulta grotesca esta escena, y es que contemplar a la Blancanieves ésta rodeada de siete enanos intentando subirse a su grupa no es algo que yo aconsejaría que fuese visionado. No es que sea lo más grotesco que he visto, ahí está la trilogía de “Eduardo Manospenes” que creo que se lleva el primer puesto en cuanto a cosas grotescas, al menos el director aquí tendrá la decencia de no tomar planos con los enanos en pelotilla, gracias Al, mi salud mental te lo agradece.

web - blancanieves

La fiesta se acerca, y como ya sabemos, Cinderella no ha sido invitada. Sus hermanas se marchan, y el hada padrino se le aparece a Cinderella, dándole un traje chulo para la orgía y un medio de transporte, claro que aquí no utiliza una calabaza, sino una especie de consolador con forma de cohete que se encuentra en la casa.

web - traje de fiesta

Ya en la fiesta, decorada con cuatro globos y tres serpentinas de los techos como en las fiestas de tu cumpleaños cuando eras un mico, Cinderella aparece, baila con Tom y se marchan a un cuarto privado a intimar y a que Cinderella le enseñe lo que es el amor, que recordemos no es lo mismo que “fornicar”.

Pero ya sabemos cómo va a acabar esto, llega la hora y Cinderella tiene que salir por patas por esa ley que nunca entendimos por la que el hechizo sólo duraba hasta las doce, que al menos aquí en Sevilla sería una puta mierda, ya que esa es casi la hora en la que se sale, no la de recogida. Pero Cinderella no perderá un zapato en este caso, de forma que Tom tendrá que encontrarla por otros métodos menos ortodoxos y ese método será pasarse por la piedra a todas las mancebas del reino, o lo que sea la forma de gobierno que impera aquí, para poder reconocer a la que se acostó con él la noche de la fiesta. Espabilado.

Pues eso, que se pondrá a trincarse a muchas tipas con la cámara rápida, que eso SIEMPRE da risa y queda gracioso, hasta que llega a casa de Cinderella, donde, tras comprobar Tom que no fueron ninguna de sus hermanastras (que una de ellas es negra, así que no había necesidad de trincársela para comprobarlo) reconocerá a nuestra protagonista sin siquiera acostarse con ella, y es que al final el amor siempre triunfa, que romántico todo después de que él se haya pasado por la picha el reino entero ….

Pero la cosa no acaba así, aún hay que hacer ver al Controlador que el sexo es bueno, que debe ser permitido para toda la galaxia, de forma que hay que hacerle ver de qué va aquello, y Cinderella sabrá cómo hacerlo, limpiando los bajos del gobernante, que de tal alegría levantará la restricción sexual, dando por finalizada la peli con el temazo “We all need love” mientras vemos escenas varias de la peli y a la madrastra intentando zumbarse al hada padrino, que al final es el único que no ha pillado cacho en la peli.

Cuando la Mafia se rinde al Funky: El Padrino Disco (1979)

Como negro honorífico que soy, experimenté sensaciones contradictorias respecto al reciente estreno de “Django Desencadenado”. Por un lado, me alegró sobremanera que otro título engrosara las filas del tristemente fenecto género del Blaxploitation. Pero por otra parte, temí que la peliculita generara una nueva hornada de autoproclamados fans del blaxploitation que se creen que “Shaft” es un limpiacristales.

(Bueno, en realidad no; en realidad, al saber que Tarantino iba a sacar otra película, mi reacción fue más parecida a la de una belieber puesta de MDMA tras descubrir in fraganti a Justin Bieber sodomizando a los One Direction [uno a uno, quiero decir].)

Pero a lo que iba, creo que este momento es tan bueno como cualquier otro para conmemorar a uno de los grandes (y olvidados) pilares del género: Rudy Ray Moore.

Rudy Ray Moore lo da todo


Aquí, tras descubrir a Justin Bieber y los One Direction haciendo un “Timón holandés”

Y concretamente, una de sus películas más sonadas, “El Padrino Disco”.

don Corleone to fasi


“Le haré una oferta que no podrá Disco-esquivar.”

En efecto. Para entender esto hay que darse cuenta de que el blaxploitation se basa en vastas cantidades de cara dura. ¿Que sale una película que tiene tirón y es un bombazo en taquilla? Pues nosotros estrenamos una con un título parecido pa ver si cae algún espectador despistado, y ya justificaremos el título de la forma más patética posible. Es algo parecido a las copias piratas de juguetes (“Space Rangers”, “BatBoy” y “Star knight” son algunos ejemplos).

Así, esta tendencia (y ese morro) dio lugar a grandes joyas del cine como son “Blacula”, “Blackenstein”, “Dr. Black, Mr. Hyde”, “Cleopatra Jones and the casino of gold”, “Emmanuelle negra” y, por supuesto…

Image

Entremos en materia. En esta película, el anteriormente mencionado Rudy Ray Moore interpreta a Tucker Williams, un ex sargento de policía experto en artes marciales/DJ de música Disco, que ahora ha comprado su propia discoteca, no porque en las demás nadie lo quisiera, sino para tener un speakerman gordito que se dedica a cantar las bondades de Tucker 24 horas al día (que son 23 horas y 59 minutos más de lo que hace falta para hacer la lista completa…)

speakerman gordito


“Sí, la señora sabe de lo que estoy hablando…”

En ese momento hace su aparición estelar el histriónico protagonista…

el padrino disco disfrazado


…Que va vestido así…

… Y básicamente se dedica a llevarse de calle a todas las afroamericanas con pelucón gracias a sus pasos de baile súper funky, la repetición casi sectaria de la frase “put your weight on it” y la miríada de matices que irradia su expresión facial.

Como queríamos demostrar...


QED

Todo va bien, todo es felicidad para Tucker (si no contamos la inquietante presencia de exactamente ÚN caucásico en su discoteca, que para colmo no sabe bailar).

un blanquito que no sabe bailar


“Joder, yo hago todo lo genéticamente posible…”

…PERO oscuras -jiji- sombras se ciernen sobre el bueno del Padrino Disco, ya que su sobrino, su propio sobrino, carne de su carne, sangre de su sangre, flow de su flow, es convencido por un amigo insufriblemente pesado (casi más que el “put your weight on it” de su tío) para que pruebe el PCP exactamente UNA vez.

Como esta película se rodó después de la era Nixon, cuando volvía a estar mal que los negros tomaran drogas, el mensaje que nuestro amigo Rudy Ray Moore nos quiere transmitir a nosotros, el dócil y corderil público, es que las drogas son maaaaalas. Si para ello tenía que rodar una película sin informarse de los efectos reales del consumo de drogas, pues se rueda y punto. Y si en esa película puede salir él haciendo kung fu, pues sale y punto. Lo que sea por la lucha contra la drogadicción.

Pero no nos adelantemos. A donde quería llegar es a que Bucky, el chulito sobrino de Tucker, toma drogas una vez (y, presumiblemente, ruso blanco muchas veces) y tiene un episodio psicótico. El tío la lía en la discoteca, empieza a alucinar y acaba en el hospital, donde el bueno del doctor Mathis tiene el desafortunado deber de hacer una visita guiada por las dependencias para que Tucker vea otros pacientes, en plan circo de los horrores.

También discute con una voluminosa señora acompañada de un cura, la cual erre que erre, al final decide que rezar, y no la medicina, es lo que salvará a su hijita.

Image

Total, que Tucker decide iniciar una cruzada pateaculos contra los traficantes de drogas del barrio. Cualquiera pensaría que arrancar un proyecto de estas características es fácil, al menos en lo que a apoyo social se refiere, pero el Padrino Disco se encuentra con una resistencia tan fuerte que roza la negligencia criminal.

Tucker interroga a un criminal de medio pelo


– ¿Me firmas esta petición para echar a todos los traficantes del barrio?
– No sé, tío, forman una escena tan pintoresca…

Al pobre muchacho le pinchan el teléfono (y se tiene que pegar con los operarios de Telefónica, aunque sinceramente, algunas veces yo también lo haría), nadie le hace caso en sus arengas, lo echan de una fiesta de narcotraficantes (sí, según esta película, existen), y tiene que interrogar a los personajes más extraños del barrio para continuar con sus pesquisas.

Pero suerte que Tucker tiene un pasado del que tirar. Sus ex compañeros policías se ofrecen a prestar toda la ayuda que puedan, basándose en que se rumorea que nuestro protagonista es una fuerza de la naturaleza que nadie puede parar (aunque minutos antes dos operarios de Telefónica casi se lo cargan de un par de golpes).

Gracias a esta extraordinaria ayuda, y a un infiltrado policial sólo marginalmente más incompetente que sus supeiores, al final se descubre (cuidado, spoilers a partir de ahora) que el cerebro detrás de esta red de drogas es un tal Stingray, un “filántropo” y hombre de negocios ampliamente respetado a nivel local. No sólo eso, sino que el avieso Stingray dopó intencionadamente a Bucky porque éste no quería unirse a su equipo de baloncesto (ojalá me estuviera inventando esta parte tan ridícula, pero no).

Eso ya es la gota que colma el diminuto vaso de paciencia de Tucker, que decide atacar frontalmente la fábrica de drogas de Stingray , lo cual por cierto da lugar al mejor diálogo/mejor frase de la película:

– OK, ¿Qué pasa aquí? Tuck, ¿Necesitas ayuda?
– Esto es una fábrica de Polvo de Ángel.
– ¿Polvo de Ángel? Pateemos culos, entonces.
– ¡Me mola!
kung fu acrobático


Todo esto mientras machacan a cuatro delincuentes a base de Kung Fu acrobático, por supuesto.

Es en este momento que al Padrino Disco le da por entrar él sólo, mientras todos sus demás aliados montan guardia fuera sin motivo aparente. Lamentablemente, poco después de irrumpir en el almacén/laboratorio/decorado de película de Serie B, Stingray descubre sus cartas, que básicamente consisten en darle un chute de PCP a su enemigo (sin cobrarle ni nada). Éste empieza a alucinar de mala manera, llegando incluso a ver a su propia madre.

tucker sorprendido


Experiencia esta que, a día de hoy, todavía no estamos seguros de si le asusta o le provoca un orgasmo.

Minutos después, los policías (y Bucky, que también está allí desde no se sabe cuándo) se dan cuenta de que el plan de enviar a una sola persona mientras todos los demás esperaban fuera era una tontería desde el principio, así que poco después los tenemos irrumpiendo en la estancia donde se encuentra Tucker, más colgado que David Carradine, el cual grita con toda la fuerza de sus pulmones…

Image

Y ya está. Fin. Corte abrupto y a créditos finales. Nunca sabemos si capturan a Stingray, si  Tucker se recupera, si el Disco sigue estando de moda… Nada. Fin. Gracias por venir, lárguense a sus casas. No sabemos si se quedaron sin pasta o que les dio por cortar el rollo, pero ahí lo tienes.

Dicho esto, la película en sí (menos el final) es un hilarante desfile de muecas y negritud, así que si os resulta remotamente interesante el género, recomiendo que le deis un tiento. Por cierto, nunca llegó a ser doblada a castellano (por obvias razones de cutrerío), así que un servidor se ha tomado la molestia de crear unos subtítulos SRT en castellano que ahora pongo públicamente (y en primicia) a disposición de quién los quiera.

Logo de la teletienda


“Pero sólo por tiempo limitado, llamando al número que aparece en pantalla…”

Subtítulos en español de Disco Godfather

De nada, Internet. Te acabo de devolver un poquito de todo lo que me has dado.