Jem y los Hologramas: El supergrupo de Kimber y Stormer

Cuando uno se va haciendo mayor llega un momento en que va perdiendo la dignidad y deja de importarte una mierda las opiniones ajenas. Si uno es cinéfago, esto se traduce en ver engendros en los que defecabas cuando eras más joven, teniendo como resultado ir por ahí diciendo sin complejos que disfrutaste con la peli de las Spice girls cuando al fin te decidiste a verla. Esto tiene un doble efecto. Por un lado uno es más feliz, mientras que por otro también tomas consciencia de lo gilipollas que eres por disfrutar con semejante basura.

Siguiendo esta filosofía de ver cosas sin complejos que antes no hubieses visto sin que te amenazaran, decidí (junto con la individua que le da nombre al blog) ver una de esas series de la infancia cuyo visionado te estaba vetado si eras del sexo masculino: “Jem y las Hologramas”.

Para el que sea más joven, esta era una serie de dibujitos (serie de animación para los nacidos en los 90) de mediados de los 80 en los que se relataban las aventuras y desventuras de Jem y su grupo de “rock” (insisto en las comillas) haciéndose un hueco en el complicado mundo de la música. Junto a ellas, el grupo que hace de villano, las carismáticas (y malísimas) Misfits. Todo ello claro con un look exageradísimo incluso en la época, melenas cardadas de colores imposibles, maquillajes que avergonzarían a Gene Simons y hombreras encima de las hombreras. Pura cultura MTV puesta al servicio para la venta de las muñecas de Hasbro, que por cierto tampoco es que se parecieran demasiado a las de la serie.

web - 11

Como digo  la serie se emitió aquí a finales de los 80 o así, no recuerdo el año en concreto, y para los que éramos niños era una de esas series para niñas que jamás de los jamases debías ver. Ni siquiera un capítulo. Y si lo veías (porque tu hermana lo estaba viendo en ese momento, claro, nunca por tu propia voluntad) ya podías negar por lo más sagrado (el Castillo de Grayskull) no haberte divertido con la serie si es que querías evitar que te tacharan de bujarrón para arriba y que te convirtieses en objeto de mofa y escarnio en la dura y peligrosa plazoleta de enfrente de tu casa.

Como decía, hace poco me dispuse al fin a verla, un capítulo sólo, para probar. QUEDÉ ENGANCHADO. La serie no se acerca ni de lejos a lo que uno se esperaba que fuese, es decir, un ir y venir de novios de Jem, sino todo lo contrario. No quiero decir que no tengamos episodios más edulcorados que otros, pero son los menos, siendo en su mayoría bastante entretenidos y prestando relativa poca atención a las relaciones sentimentales de los personajes, tratando sólo un poco por encima el asunto, con lo que tampoco queda tan cargante.

Lo cierto es que la serie tine personajes mejores que otros, como cualquier serie de la época. Algunos casi ni tienen protagonismo a lo largo de los episodios, mientras que otros siempre se muestran como personajes importantes. Aún así, casi todos tienen al menos un episodio propio dedicado a ellos. De todos estos personajes dos se convirtieron desde el primer momento en mis preferidos, a saber:

web - kimber     Kimber. Es la hermana de Jem, la más joven del grupo y por ello la que   menos luces tiene. Debido a su juventud, se cuelga a cada momento con cualquiera con el pelo lo suficientemente cardado que pase por su lado, compitiendo con su hermana Jem por el título de la mas calientapenes de la serie. A su favor cuenta con que es pelirroja, con lo que ya juega con ventaja desde el inicio.

web - stormer

Stormer. Podríamos decir que es la típica chica buena que acaba juntándose con malas compañías. Ayuda a las Misfits en pequeñas travesuras, pero cuando se trata de algo más serio intenta infructuosamente de no participar, ganándose con ello nuestra simpatía desde el primer momento.

Y parece que no sólo son mis personajes preferidos, sino el de la mayoría de los aficionados, hecho que no debió pasar desapercibido a los mandamases de la serie ya en aquellos tiempos preparando uno de los episodios más recordados por los aficionados. Y no es para menos, Kimber y Stormy se unían para formar su propia banda, es decir, lo que en la música se conoce con el muy  pretencioso nombre de supergrupo.

El capítulo comienza con nuestras chicas ultimando uno de sus últimos álbumes. En la serie nunca se aclararán cuantos discos llegó a sacar Jem, aunque debieron ser decenas, ya que sobre todo durante los primeros 40 episodios no paran de sacar canciones nuevas y álbumes a cascoporro. En fin, que según la propia Jem no pueden perder el tiempo porque el álbum está retrasado- Aún así Jem desiste en escuchar el nuevo tema compuesto por Kimber, pese a que el grupo no tiene preparado ningún nuevo tema, lo que no evita que las chicas pierdan el tiempo tocando sin orden ni concierto delante de una marginada y perpleja Kimber. “Cálmate, tienes que hacer lo que diga la mayoría” dice Aja, la guitarrista del grupo, que pretende inhibir el individualismo de Kimber en pos del bien comunal. Finalmente Kimber se cabrea ante el pasotismo general, tira al suelo su monísimo teclado rosa y se marcha consternada.

web - TS

Por otro lado tenemos a las Misfits, que están en una situación parecida. Si no habéis visto nunca la serie, las Misfits son las malas, visten aún más exageradas y nunca tocan una balada en la serie. Si existiesen en la realidad serían algo así como unos Twisted Sister, al fin y al cabo en los 80 los de Dee Snider  peinaban unos cardados como los de estas y vestían similar. Sus críticas son más severas que en el caso de las de Jem, y ante la nueva canción compuesta por Stormer, una de ellas le dice en tono de burla que “parece los sonidos que hacen los dinosaurios”. Espera ……. ¿Una canción con sonidos de dinosaurios? …….  No sé como Rob Zombi aún no ha explotado esto ……. Así las cosas, y ante las ridículas burlas de sus compañeras decidirá irse a una especie de pub a comerse un peaso de helado.

Ya en el pub Stormer se encontrará con Kimber, las cuales serán reconocidas por la concurrencia que las animarán a salir a cantar al escenario, lo que no les hará gracia a ninguna de las dos, que son enemigas acérrimas, como si a Noel Gallagher lo hubiesen animado a cantar con Demon Albarn a mediados de los 90, vamos. Pero una vez arriba, la magia de la música amigos, descubrirán que juntas forman un pedazo de dueto y que se compenetran a la perfección, tocando perfectamente un tema que nunca antes habían ensayado, “I´m Okay” y regalándonos uno de los momentazos cumbre de toda la serie para regocijo de fans y seres sin dignidad como un servidor.

Ante el inesperado éxito ambas chicas decidirán unirse y quedar juntas para ir de compras y hacer cosas de tía, lo que no le hará ninguna gracia a la hermana de Kimber. Y claro está traerá consecuencias. Tanto las Misfitz como las Holograms se darán cuenta que sin estas dos chicas en sus filas sus respectivos grupos se van a pique, a la vez que aparecerá en escena un enigmático y poco de fiar representante discográfico que ofrecerá a las chicas lanzar un álbum juntas.

web - kimber y lemmy

Las chicas tienen que firmar primero un contrato: “oiga, este contrato tiene muchas páginas, ¿qué tanto dice?” replica Kimber cuando el productor le entrega el papeleo poniendo en evidencia una vez más que Kimber no se destaca precisamente por su pasión hacia las letras, y ni falta que hace señoras. Además, con la firma del contrato las chicas deberán dar una garantía de que acabarán el disco a tiempo, proponiendo el productor que Kimber de como garantía la mitad de Starlight music (la compañía discográfica que lleva con su hermana que le quieren quitar desde el inicio de la serie). Stormer, como ve que con ella no va la cosa anima a Kimber a firmar. Aquí descubrimos que Kimber es zurda y sabe escribir, siendo lo más sorprendente los segundo ….  Por cierto que quién está detrás del asunto tampoco sorprenderá al que conozca la serie, se trata de Eric Raymond, productor de las Misfits y que desde el inicio de la serie trata de hacerse con la compañía de las hermanas Benton de las formas más variopintas, desorbitadas y típicas de los dibujos de los 80 que uno pueda imaginarse.

Así las cosas, las chicas se ponen a ello mientras que sus respectivas compañeras se enteran y se mueren de envidia: “¿ya vieron el maquillaje de Kimber?, se ve que Stormer ha estado influyéndola” dice una muy envidiosa Shana (la bajista de las Hologramas) de forma absurda, ya que el maquillaje es el mismo que nuestra Kimber lleva poniéndose desde el episodio 1.

En fin, que nuestro nuevo supergrupo se pone al lío surgiendo los tan esperados problemas: no encuentran buenos coros, no se ponen de acuerdo en pequeños asuntos, son saboteadas, y Stormer se come su tercer plátano con helado y nata en lo que llevamos de de episodio. Afortunadamente las chicas se percatarán del asunto a tiempo y despedirán a su técnico de sonido, que se marcha tras ser despedido vacilándole a nuestras chicas:  “buena suerte, cotorras”.

web - jessie

Las Misfits, por su parte, intentarán la vuelta de Stormer, y la mejor manera que encontrarán será comprarle un regalito para sobornarla, nada menos que un porshe (¿se escribe así?), y claro, nuestra chica se pira a la de ya y deja tirada a su por otro lado nueva mejor amiga. Jo, que zorra la tía ¿no?, Ya. Seamos sinceros, está claro que todos vosotros también hubieseis dejado tirado a vuestro nuevo colega por un coche así, para que negarlo.

Pero Stormer no es como nosotros, que somos unos mamones, ella es en realidad una buena chica, y no es nuestra favorita por nada, así que le da el arrepentimiento y decidirá volver para no dejar a su amiga en la estacada, terminando por su cuenta ella sola lo que quedaba del disco. Ya sólo les queda promocionarlo para que sea un éxito, para lo que recurren al resto de las siempre bienhechoras Hologramas, que ayudarán a la promoción.

La cosa acaba bien, como suponíamos, no sin antes proponer Jem a Stormer que se una a las Hologramas. Los pelos de escarpia la primera vez que uno ve esto. Stormer con las Hologramas, ¡¡chillo cual quinceañera de la emoción!! Pero como todos sabemos, es ley en cualquier serie de dibujos de los 80 que por muy revoltoso que sea el capítulo, al término del mismo todo debe volver a su statu quo, de modo que las Misfits aparecen (estas tipas entran y salen de todos sitios como y cuando quieren) y pedirán a Stormer que vuelva con ellas, aceptando la propuesta nuestra rockera de pelo azul favorita tras un emotivo abrazo final con Kimber, del que no volverán a acordarse por el resto de la serie nunca más.

Anuncios

Acerca de tetsuo_oli

Ermitaño y uraño personajillo que disfruta buscando, encontrando e indagando sobre basurilla variada.

Publicado el febrero 17, 2013 en Mojonadas. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Pues no conocía yo esta serie, tendré que verla aunque con ello se vea amenazada mi virilidad.

    Por cierto, el post este gana bonus points por la foto de Lemmy en plan “sersi” xDDD

  2. Sólo una persona muy segura de su virilidad puede arriesgarse a llevar esos pantalones cortos XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: