Caperucita Roja y Pulgarcito contra los Monstruos

Director: Roberto Rodríguez

Año: 1962

Nacionalidad: México

Una mierda mu gorda. Esa es la expresión que mejor define esta producción mexicana de 1962. Ni por el hecho de ser supuestamente infantil se salva. Ya la propia portada y el título nos advierten, como los insectos y plantas venenosas hacen con el color, que nada bueno esconde, que debemos mantenernos alejados de ella. Esta película sin duda se merece nuestro sello de desaprobación particular:

Vamos a ver. La cosa ya comienza fatal, tras un pequeño monólogo nos encontramos en un castillo en el reino del mal en donde habitan los peores engendros, seres del averno y actores con los peores disfraces de la historia del celuloide. Antes de nada pasemos a conocer los principales monstruos con los que Caperucita y Pulgarcito deberán enfrentarse más adelante:

Hombre Queso de Tetilla:

En la peli lo llaman “Cocoliso”, término un tanto amplio que en realidad podría aplicarse a todo aquel con carencia de pelo; de hecho no es el único monstruo calvo que allí habita. Tiene una voz EXTREMADAMENTE estridente, aunque más adelante se nos muestra como un tipo con unos modales exquisitos que come pavo con dos deditos en trocitos pequeños, como muy fino.

El dúo de hermanos mellizos:

El calvo (¿ven lo que decía antes?) es el que manda de los dos, ya que el neanderthal que tiene detrás no habla en toda la peli y no para de recibir sopapos de su abusón hermano. Es como la pesadilla de de cualquier nerd, tener al quarterback pegado a tí sin poder separaros.

El duende del huracán:

Una especie de versión cutre de “Chiquito de la Calzada” (lo cual ya es decir bastante) cuya habilidad es, pues eso, soplar y levantar polvareda. Tiene pinta de apestar como él sólo.

La bruja Tontina:

Así es como la llaman en el castillo y es la supuesta heredera. Es algo así como una maestra de lengua vieja con Alzheimer o problemas mentales. Quizás el personaje más bochornoso de toda la película, y que destaques por ello en semejante grupos de tarugos es mucho decir. Al poco de empezar sabremos datos sobre este personaje que no hubiésemos querido conocer, como que, según el Lobo, la bruja no sólo “se chupó” al Vampiro, sino ¡A TODO EL CASTILLO!

La bruja:

Es la que maneja el cotarro. Es la única que no hace gilipolleces en la película, dando la sensación de estar tremendamente frustrada al mandar sobre toda una panda de gente con deficiencia mental severa.

Tras una patética escena musical en donde se nos presentan los principales monstruos (los mencionados antes más otros con menos presencia como el propio conde Drácula, el hombre del saco o Frankenstino) se nos hace saber que, aunque muy malos, esta gente tiene su propio código penal, y le están celebrando un juicio con jurado al Lobo y al Ogro por haberse vueltos bondadosos. Son condenados a muerte tras que el “búho del mal” cante por tercera vez. El escudero del Lobo (el que pretende ser el personaje gracioso y chistoso de la peli) una mofeta muy hostiable ve la escena desde una de las ventanas y se va a avisar a los únicos que pueden ayudar a nuestros otrora malvados monstruos, Caperucita Roja y Pulgarcito.

De nuevo se nos presentan a nuestros héroes con una canción (afortunadamente más adelante se olvidarán de cantar hasta la escena final) que pasean por el bosque junto al perro de Caperucita, ¡EL ÚNICO SER QUE MUESTRA INTELIGENCIA DEL REPARTO! Y es que el perro pasa de los actores como de la mierda, cada vez que ve un hueco procura alejarse de la escena, como no queriendo que lo involucren con esa gente. Seguro que obvió su participación en esta producción en su currículo en años posteriores.

En fin que tras contarle la mofeta lo sucedido a los dos niños, la bruja decide envenenar el agua del río y transformar a los habitantes del pueblo en monos (chancos que dicen ellos). A la familia de Pulgarcito no sabemos porqué pero se transforman en ratones. Los niños se dan cuenta pronto de los sucedido y tras evitar que la estúpida mofeta beba del agua (“tengo sed” dice el mamarracho tras saber que el agua transforma en chancos a la gente) se dirigirán al reino del mal a rescatar al Lobo y al Ogro y volver a la gente de la aldea a la normalidad.

Desde entonces y hasta que lleguen los niños al castillo se intercalarán escenas en las que vemos al Ogro y al Lobo en la celda haciendo el memo. El Lobo, que no para de soltar horribles chascarrillos, es INSOPORTABLE, y no se callará ni aunque el Ogro le abra la cabeza con la bola de hierro con la que se encuentra encadenados. Especial mención merece una patética escena en la que se cae algo por detrás y pare que el Lobo se ha lanzado un pedazo de ñordo.

En el camino hacia el castillo de la bruja Pulgarcito será transformado en “grande” por parte de un hada con varita mágica customizada con bengalas de las de fin de año. Se enfrentarán a varios monstruos por el camino, hasta dar con el hombre del saco, el cual será vencido por los niños, que de paso rescatarán a otros muchos chaparros que se vengarán del hombre del saco a base de bien. ¿Cómo? Atarán sus pies y lo colgarán boca abajo de un árbol para acto seguido armarse con estacas y palos con las que darán buena cuenta de la improvisada piñata. Lo que nos demuestra que los niños son peores que los monstruos, al menos éstos te organizan un juicio primero antes de condenarte.

Como los niños se acercan, la bruja acelera el proceso, y obliga a salir la Luna para hacer cantar al búho la tercera vez y cumplir la condena del Lobo y del Ogro (ya lo obligó a cantar la primera vez, ¿por qué ahora no?) Por cierto que me llama mucho la insistencia de la bruja por el cumplimiento estricto de las leyes en el mundo del mal. Hacen un juicio, dictan sentencia y tiene que esperar escrupulosamente  a que se cumplan las condiciones establecidas en la resolución del litigio. El país del mal funciona. El caso es que el Lobo y el Ogro se escapan de la celda aprovechándose de la discapacidad psíquica de Cocoliso, lo cual de poco les sirve ya que, tras enfrentarse a un grupo de PATÉTICOS monstruos (en los que se encuentra Blanka de “Street Fighter” y el “Ninja Hattori”) son capturados por el duende “Chiquito de la Calzada” del huracán.

Ya nos aproximamos al final. Nuestros dos antihéroes son torturados para ser finalmente salvados por los niños, con lo que sólo les resta salir del castillo. Cosa nada sencilla, ya que la bruja envía tras ellos a Frankenstino y al “dragón” del castillo. La cosa es que mientras uno ve esta escena no puede dejar de pensar en que los actores se la jugaron aquí, y es que el patético dragón, que no se mueve por la imposibilidad del disfraz, hecha fuego por la boca, y recordemos que los actores están embutidos en ridículos disfraces de pelo que tienen pinta de arder con un peo que te tires. En fin, que los niños a los que antes salvaron, tras encontrarse de nuevo con el hada, se dirigen a ayudar a nuestros amigos, pegándole una paliza al dragón y a Frankenstino.

Ya por fin, se enfrentarán a la bruja, a la cual vencerán tras una extremadamente bochornosa escena. Ésta, supuestamente se caerá en la chimenea con cara de diablo que tiene en una de las habitaciones, y digo supuestamente, por que se lanza de cabeza claramente como si hubiera visto un billetazo dentro. Es que esa escena no te engaña ni aunque tengas 5 años vamos. La otra bruja, la que tenía problemas mentales, al final se quedará y se convertirá en buena. Al final, y como no podía ser de otro modo, todos contentos, canción final, y el perro que en el último fotograma volverá a marcharse humillado y avergonzado de que lo incluyesen en tremendo despropósito no queriendo que no lo relacionen con el resto del bochornoso reparto

Anuncios

Acerca de tetsuo_oli

Ermitaño y uraño personajillo que disfruta buscando, encontrando e indagando sobre basurilla variada.

Publicado el septiembre 23, 2012 en Visto en Sesión. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Bien usado el sello de desaprobación. Aún sigo pensando que el perro es el mejor actor de la peli.

  2. Parece increíble que exista algo tan lamentable… según lo leído, digno de las peores torturas a las que someter a algún esbirro del mismisimo

  3. Me parece demasiado drástica la crítica. Es un cuento de hadas. Es una película de fantasía. A mi sí me parece adecuado tanto el vestuario, el ambiente x la actuación de los personajes…

  4. ¿En qué sentido te parece drástica? Todas las críticas de la web son en plan coña, que quede claro, y además todas a nivel personal, y por tanto subjetiva, por lo que es evidente que otra persona opine algo contrario a lo que yo escribo, lo cual me parece perfecto. El cine es así, lo que a uno le parece sublime a otro le parece un soberano coñazo, y no pasa nada.

    En cualquier caso, a mí la peli me pareció entretenida, que quede claro, lo que no quita que considere que la película es un despropósito, incluso teniendo en cuenta que realmente es infantil, pero es que ese es precisamente su encanto ….

    Un saludo, y gracias por leernos (y no insultarme de paso, que seguro que me lo merezco …. ;))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: