Archivos Mensuales: julio 2012

De cómo Charlton Heston intentó repetir el fenómeno “El Planeta de los Simios” con éxito moderado.

Charlton Heston es una de esos iconos de la cultura pop que uno nunca llega a estar seguro de si es un crack o está como una jodida cabra (o ambas cosas).

Charlton estando como una puta cabra

“¡Mirad lo que he pescado!”

El viejo Heston empezó haciendo westerns y grandes películas épicas antes de dedicarse por completo a ignorar a Michael Moore y cumplir su sueño de hacer un cameo en la secuela de “El Mundo de Wayne”.

Pero entre ambas fases, Charlton coqueteó brevemente con el género que Padre de Familia hábilmente bautizó “Peli deprimente de los setenta protagonizada por un tío con un jersey de cuello alto”.

En esta etapa, que para mí es la segunda más interesante de su carrera (sólo superada por cuando fichó para aparecer regularmente en “El Informal”), además de protagonizar la superfamosa saga de “El planeta de los Simios”, en la que al final muere Dumbledore, también actuó (bueno, “estuvo”, más bien) en dos películas que desde entonces han alcanzado estatus de culto entre cinéfilos, estudiantes de Audiovisuales y otros pedantes. Me refiero a “Soylent Green”(Aquí traducido como “Cuando el destino nos alcance”) y “The Omega Man” (“El último hombre vivo” según los traductores patrios).

Hormigas

También hizo una peli en la que el malo eran unas hormigas

La primera de ellas trata sobre un futuro distópico en el que la ciudad de Nueva York tiene 40 millones de habitantes pobres y una tasa de paro altísima (la prima de riesgo debe estar también por las nubes en este inverosímil territorio).

En ella, Robert Thorn, un policía superduro y su amigo de la tercera edad se pasan hora y media investigando el asesinato de un alto cargo de la megacorporación Soylent, encargada de proveer a la humanidad de una especie de tranchetes verdosos de comida de bajo coste (llamados Soylent Green) que, según ellos, no están hechos con cadáveres humanos.

Charlton sudando

También suda mucho

Sin embargo, y como toda película de policías, su jefe pronto lo retira del caso, alegando que hay “órdenes desde arriba”. Y entonces es cuando la cosa se pone seria.

Charlton pensando si debe proteger su casa con una pistola

Tiene un jefe negro y en los Estados Unidos hay igualdad racial porque ES EL FUTURO

Porque nuestro durísimo Charlton, perdón, Thorn, en un alarde de originalidad que seguro que nadie se esperaba, decide seguir con el caso por su cuenta, incluso infiltrándose en las oficinas generales de Soylent Corporation (Y para eso hay que echarle relaños porque el enemigo tiene camiones de basura recoge-gente)

excavadora humana

La política de Soylent Corporation consiste en ignorar toda sutilidad en sus metáforas visuales.

de Soylent me fío

Venga ya, SON tranchetes.

Una vez allí, después de mucho investigar y de darle a un operario la hostia más gratuita de la historia del cine, descubre la temible verdad que ya nos ha repetido una y mil veces la cultura popular: ¡Soylent Green está hecho de personitas! (Bueno, no sé por qué se escandalizan tanto, de donde yo vengo la gente come CARACOLES, eso sí que es asqueroso).

Guantá con la mano abierta

¡Toma esa, decadente perro del gobierno que seguramente cobra el salario mínimo!

Total, que nuestro sufrido protagonista, medio loco y al borde de la muerte, consigue transmitir su mensaje al jefe de policía y gritarlo a los cuatro vientos, mientras una cuadrilla se lo lleva en camilla a que moleste a otra parte. Segundos después, mientras Robert sigue pidiendo ayuda, corte abrupto y créditos finales con musiquita clásica y florecitas de fondo. Así, sin más.

florecicas

Han ganado los malos. Disfrute de este paisaje.

Pero hay otra película que nunca entenderé lo mucho que se la admira, y me refiero a la (para mí) ridícula “El último hombre vivo”.

¿quien se ha metido con mi libertad para llevar armas?

Es casi imposible encontrar una foto de Charlton Heston en la que no lleve al menos un arma de fuego. En serio, intentadlo.

Este filme, citado en numerosas ocasiones como el precursor de “Soy leyenda” y también inspirado en el relato homónimo de Richard Matheson, trata de un futuro distópico (ya vamos notando que hay un patrón aquí) en el que una guerra nuclear entre la URSS y China ha causado un desastre natural a escala mundial (¿Quién? ¿Los Estados Unidos? ¡Qué va, hombre! ¿Cómo iban a tener culpa de algo los USA?), convirtiendo a toda la población en una especie de vampiros.

¿Toda? ¡No! El superduro científico militar Robert Neville (sí, todos los trabajos de Charlton Heston en esa época siguen la misma estructura) consiguió inyectarse una vacuna justo a tiempo y ahora sobrevive como puede, defendiendo su mansionaca fortificada de noche y conduciendo un descapotable rojo y hablando con un maniquí durante el día (es lo que tiene la falta de sueño).

dejcapotable rojo

Porque cuando uno es el último hombre vivo, lo único que importa es lucir bien

Contra todo pronóstico, y para sorpresa del respetable, descubre a otros humanos que forman una comuna anarquista a las afueras de la ciudad, y se une a ellos para protección mutua. Vacuna a unos cuantos, se liga a la inevitable tía buena del futuro…

hola vengo del futuro: habrá recortes y se usará esta marca de lejía

… la cual le dará muy buenos consejos sobre cómo lavar la ropa de color…

… y pasarán muchas cosas que llevan a que Neville se sacrifique heroicamente en una fuente ornamental para asegurar la supervivencia de la jamona especie.

Hasta aquí, bien, es una peli de ciencia ficción setentera más. Lo que la hace verdaderamente risible son los malos. En cierto punto del metraje se descubre que los tales “vampiros” conservan sus habilidades cognitivas perfectamente (El desastre nuclear sólo los cambió estéticamente, claro) y en realidad la violencia contra el bueno de Neville se debe a que todos pertenecen a una misma secta anarco-primitivista, que odia la tecnología.

Ah, ¿No os he enseñado qué pinta tienen?

Disco Devil

Funky Force

Vicious Vampires

Sí: Son negros albinos.

hells hippies

Pero rebosan estilo, baby

Anuncios

Dinosaurs Attack! El holocausto dinosaurio

Por tetsuo_oli

 

Cuando era pequeño no solía coleccionar muchos cromos, y no porque no me molasen, sino porque el dinero no me daba para chucherías, cromos y una partida al Caveman Ninja al mismo tiempo. Para colmo, es por todos sabido que coleccionar estas cosas era un poco tramposo, de modo que había algunos cromos que salían repetidos en casi todos los sobres mientras que unos cuantos eran casi imposibles de conseguir, con lo que el gasto de dinero podía llegar a ser considerable. Pero hoy en día Internet lo ha vuelto todo más sencillo (y menos emocionante, de paso), así que no hace mucho me puse a buscar en la red álbumes de cromos y colecciones antiguas de los 80 e inicios de los 90 completas para tenerlas al menos escaneadas. Entre todas las que he conseguido hay una que me ha parecido ASOMBROSA. Se trata de la colección de cromos Dinosaurs Attack!

 

Está claro que los dinosaurios molan mucho, casi cualquier cosa que con ellos se relacione es sinónimo de diversión, y en los 80 fueron muy explotados en series de dibujos dando como resultados cosas como los Dinobots de los “Trasformers”, “ Dinosaucers”, “Dino-Riders”,  “Denver el último dinosaurio”, etc … de modo que la empresa TOPPS, veterana en esto de los cromos en Norteamérica, pensó que estaría bien lanzar una línea de cromos sobre los lagartos gigantes. Y ya puestos ¿porqué no unían estos dinosaurios con la serie B más gore de los videoclubs de entonces? Dicho y hecho, la empresa se sacó de la manga una serie de cormos que en base a un argumento de serie B de lo más típico nos mostraba una serie de secuencias totalmente desmesuradas en las que nuestros queridos reptiles gigantes dan buena cuenta de una humanidad que hace lo imposible por defenderse de ellos sin mucho acierto.

 

La cosa no era nueva, y es que la misma empresa ya sacó la serie Mars Attack! en el 62 ambientada en marcianos tipo de ambiente pulp de pelis de los años 50 que arrasaban la Tierra y que Tim Burton retomará en su película de mediados de los 90 tras desechar la idea de adaptar ésta de los dinosaurios debido al éxito de “Parque Jurásico” (su intención original)

 

La historia nos narra como un científico por accidente traslada a una serie de dinosaurios hasta el presente y como estos comienzan a sembrar el caos hasta que finalmente son derrotados. Todo ello se nos narra mediante una serie de textos en el anverso de los cromos con noticias de periódicos y montajes fotográficos bastante cutres pero muy graciosos.

 

Del total de 55 cromos que incluía la serie, éstos con los que más me molan. Prohibida su visión a menores que no estén acompañados por adultos.

 

 

Este me encanta. ¿Cuántos de nosotros no hemos querido que un dinosaurio se coma a nuestra profesora? Al menos yo si lo he hecho. Ojala uno de estos se hubiese merendado a mi torturadora maestra de primaria. En fin, aquí no sólo atrapa a la profe, que intenta defenderse con la regla, sino que ya de paso se zampa Sarita, Dani y a Luisito. Me encanta como la rana (carne de experimento de biología) se las ve venir y salta del acuario para salir corriendo (saltando) buscando la libertad.

 

 

Varios estegosaurios se cuelan en la comisaría mientras vemos como uno de ellos le saca el ojo a un pobre tipo que tiene toda la pinta de ser todavía uno de los novatos del cuerpo. Al jefe de policía (negro y con mala leche) no le va a gustar esto.

 

 

Esta es genial. El pterodáctilo le da un muerdo a la chiquilla mientras ella aún permanece viva. Atención a la cara de hijo de puta del dinosaurio mientras la devora, que maldad se desprende de sus pupilas.  Por otro lado tenemos un tipo al que se llevan volando mientras de paso le seccionan la cabeza a otro que intentaba detener a los saurios metralleta en mano.

 

 

Pobre perro …. Pero lo que más me estremece es la supuesta madre empujando a la pobre niña contra la pezuña del dinosaurio.

 

 

Este es sin duda mi preferido. Ya me imagino la situación. El amor del triceratops no era correspondido, y la tipeja esta se va a casar con el ejecutivo rico y relamido. Ya en la boda el cura pronuncia la clásica frase “si alguien tiene que decir algo que hable ahora o calle para siempre”, momento en el que el triceratops hace su aparición y ensarta a los novios. “Si no es para mí no lo será para nadie, ¡¡¡muere perraca!!!” Por cierto que un tipo del fondo está disfrutando de lo lindo fotografiando la acción. Que sangre fría.

 

 

Como no, uno de los símbolos más universales de la arquitectura mundial y el saurio ese como diciendo “joder, cáete ya, no aguanto este suspense”. El ama de casa del primer plano impagable, que no sabemos si lo que le espanta es la destrucción del campanario pisano o porque se acaba de acordar que ha dejado el puchero en el fuego.

 

 

Los subsuelos no son seguros en una invasión suaria, y esto nos lo demuestra. La cosa es que si nos fijamos bien, el tipo en primer plano parece hasta disfrutar; tiene el pulgar levantando en señal de aprobación. Por cierto que aún sigo intentando averiguar que está haciendo el tipo de detrás del dinosaurio. ¿Lo está rebanando con una cortadora de esas de charcutería que corta el chóped en láminas?

 

 

Los jugadores de beisbol se enfrentan a los saurios sin mucho éxito. Esto sería en EEUU; ¿en España serian los jugadores de fútbol? …. Nuestro destino está sellado. Por cierto que vaya mierda de bate lleva el que está en primer plano.

 

 

¿Dinosaurios y Glam Metal? nada malo puede salir de aquí. Me encanta el humor negro de esta viñeta, como los saurios en vez de matar a los músicos ¡les arrancan las melenas! ¿Y la tipa esa? ¿Venía con los saurios o se ha subido encima para intentar detenerlos? Atención al guitarrista del fondo con esa postura imposible. ¿Qué le pasa en la cadera? Incluyo el fotomontaje de detrás del cromo, con los supuestos cantantes tras el incidente y el chascarrillo inevitable de uno de ellos.

 

 

¿Estos dinos no eran vegetarianos? No sé, no me acuerdo. Lo cierto es que estos dos tienen cara hasta de entrañables, ¿quién podría regañarles con esa mirada? Además los niños que sobrevivan hoy se quedan sin clases, por lo que salen ganando.

 

 

A ver, estos el de la izquierda tiene un pase, pero el de la derecha no se parece a ningún dinosaurio que yo haya visto jamás, es más, no parece un dinosaurio siquiera. En cualquier caso, un cromo genial, con dos amigables bestias repartiendo la comida como dos buenos amigos. Una gran lección para los niños que compraban estos cromos, sí señor. Ya sabéis, si alguna vez desmembráis una persona para devorarla, compartidla.

 

 

En este caso podemos decir que el granjero se lo ha buscado. Tenemos a este dinosaurio tan tranquilo disfrutando de su merecida merienda y llega el tipo este por detrás a incordiar. ¿Enserio pretendía matarlo con un rastrillo? Precisamente a este dinosaurio que tiene caparazón.

 

 

Esta es genial. ¿Es que no se fijaron antes de subir que un dinosaurio andaba suelto por el recinto? Esas cosas no pasan desapercibidas, estamos hablando de un bicho que por las proporciones debe medir como 40 o 50 metros de alto. Pues nada, que menudo banquete se va a pegar el saurio, me recuerda a cuando comemos gusanitos directamente del envoltorio, pero con humanos.

 

 

Menos mal que la vieja de los gatos está de nuestro lado. Pero, ¿qué clase de escopeta era esa teniendo en cuenta que en otros cromos anteriores el ejército ya ha intentado aplacar a las bestias con armas mucho más potentes resultando éstas ineficaces contra la piel escamosa de estos saurios?

 

 

Atención a esta. Los dinosaurios se cuelan en una Comic Con, el sueño de todo frikaso que se precie de serlo. Sabemos que estos lo son por uno de los tipos en primer plano, que aún viendo como están las cosas, con un desconocido dinosaurio devorando a los asistentes, ¡y aún así este tipo se preocupa de salvar los cómics para que no sufran ningún desperfecto!

 

 

Como fan del wrestling, daría lo que fuera por presenciar un combate como este. Lo cierto es que como luchador, el dinosaurio éste, que se parece al de “Denver el último dinosaurio”, sería todo un éxito. Ya me lo imagino haciendo pareja con Santino y enfrentándose a R-Truth y The Miz. Atención al pobre árbitro que no sabe qué hacer ante la inusual pelea.

 

 

Esta es casi el último cromo, cuando al final sabremos que parte de lo ocurrido tiene que ver con un demonio de otra dimensión con varios ojos y dos tetas en la frente que dará buena cuenta del científico que organizó todo este jaleo. Espeluznante.